Habeas Data – Datos Personales – Privacidad

El Derecho Fundamental de Acceso a la Información Pública

Posted: julio 23rd, 2006 | Author: | Filed under: Argentina, Público en general, Referencia, Robo de identidad | No Comments »

*El Derecho Fundamental de Acceso a la Información Pública*
*Escrito por BASTERRA, arthritis Marcela*
*Buenos Aires, tooth Lexis, 480 páginas, abril de 2006.*

Comentario por “Pablo A. Palazzi”:http://www.habeasdata.org/pablopalazzi

El libro que comentamos trata sobre el derecho fundamental de acceso a la información pública (abreviado como DAIP a lo largo de la obra) y ha sido escrito por la Dra. Marcela Basterra. La autora es Profesora Adjunta Regular de Derecho Constitucional (Universidad de Buenos Aires), Profesora Titular de Posgrado en la Escuela de Capacitación de Abogados del Estado y Profesora titular de Posgrado en FUNDESI entre otras.

Presentada su autora, veamos ahora la obra en detalle. En el cap. I, la autora nos introduce a su visión del DAIP a través de tres perspectivas o tres variables de aproximación al DAIP. La primera es un DAIP derivado del derecho genérico a la información, dotándolo de autonomí­a. La segunda perspectiva analiza el DAIP tanto como derecho individual como colectivo, adoptando la autora una tesis dualista al respecto. La tercera y última perspectiva de la autora considera al DAIP como requisito condicionante para el ejercicio de otros derechos: entre otros se mencionan el ejercicio de la democracia participativa, el derecho a la libre expresión y la exigibilidad de derechos sociales.

Y vaya si lo es: * ¿Cómo podemos pretender que el ciudadano decida, opine, se exprese, vote, se asocie con fines útiles o defienda sus derechos, que el periodista se informe y publique, o que el historiador investigue, si no tienen información suficiente de parte de lo que ocurre con la res pública?

En el cap. II la autora analiza el fundamento constitucional del DAIP. Su tesis plantea que si bien no existe a nivel federal una norma constitucional única que reconozca el DAIP, el mismo está previsto en relación a otros derechos expresamente contemplados (ej. medio ambiente, datos personales) en los artí­culos 38, 41, 42, 43 parr. 3* ° de la Constitución Nacional y en varios tratados internacionales. Finalmente culmina analizando el “decreto 1172/2003″:http://www.habeasdata.org/Decreto1172 y concluye que el mismo cumple acabadamente con los estándares internacionales (aunque se critica su rango normativo, de decreto y no de ley, con lo cual sólo resulta aplicable al PEN).

Los dos capí­tulos que siguen narran al lector todo lo que se ha hecho en nuestro paí­s pese a carecer de una normativa sobre el DAIP tanto a nivel jurisprudencial como en materia de antecedentes de proyectos legislativos presentados en el Congreso Nacional.

En cuanto a los fallos del cap. III, cada descripción de los mismos va seguida de un breve resumen donde se explicita qué aporta el caso al desarrollo del DAIP en Argentina. Se repasan fallos de la Corte Suprema, de la Corte Interamericana y de tribunales inferiores tanto nacionales como provinciales.

El cap. IV, como dijimos explora el tratamiento legislativo de la temática actualmente a estudio en el Congreso Nacional. La autora se muestra crí­tica de los actuales proyectos que fueron aprobados, inicialmente en Diputados, luego en el Senado. Concretamente se critica la necesidad de acreditar un interés legí­timo, el arancelamiento del pedido en ciertos supuestos, y la naturaleza de declaración jurada de la petición de acceso firmada y con expresión de motivos, que va a desalentar el ejercicio de este derecho.

Los capí­tulos V y VI son un excelente y completo repaso del DAIP en el derecho comparado extranjero y público provincial tanto a nivel constitucional como legislativo.

Respecto al primero, la autora analiza dieciocho paí­ses de América y diez paí­ses europeos junto a Australia. En cada paí­s se analiza la legitimación activa y pasiva, las materias excluidas o las excepciones expresas y la existencia de organismos del gobierno dedicados a tutelar el DAIP. La lectura de éste capí­tulo es interesante para ver qué lejos estamos de paí­ses con una profunda cultura de acceso a la información pública como es el caso de Suecia (que lo reconoce desde el año 1766) o los Estados Unidos. Culmina el capí­tulo con un excelente cuadro sinóptico comparativo de todas estas normas extranjeras.

En relación al derecho público provincial se explora el desarrollo del DAIP en todas las provincias argentinas y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En el cap. VII se trata la temática del secreto de estado y las leyes secretas, con obvias referencias a esta cuestión como un lí­mite al DAIP.

Finalmente la obra culmina con el capí­tulo VIII donde Marcela Basterra analiza los estándares mí­nimos que debe cumplir una ley de acceso a la información pública en un Estado constitucional de Derecho y formula sus conclusiones generales sobre la materia. Se precisa que debe entenderse por información pública, quienes pueden solicitar la información, quiénes están obligados a brindar la información, qué información debe estar disponible y cuál debe ser reservada, entre muchos otros aspectos.

Consideramos que la temática de la obra que comentamos es actual por diversos motivos. Primero porque constantemente vemos casos donde ciudadanos y entidades se ven obligados a llevar adelante litigios porque el poder público se niega a dar información que por su naturaleza debe ser pública y fácilmente accesible. Obviamente, si hay un juicio de por medio, es porque no es accesible o se ponen trabas para su acceso y publicidad.

Segundo, el debate sobre la necesidad de una ley que regule el DAIP está vigente y resulta necesario como herramienta para brindar transparencia. Tercero, en la Sociedad de la Información en que nos ha tocado vivir, resulta paradigmático que no tengamos una ley nacional que tutele el DAIP, obligando a los actores y a los jueces a hacer malabares para lograr respuestas positivas en los tribunales (que a la fecha, afortunadamente, han sido siempre positivas).

Por último, con la ley que eventualmente se apruebe no se acaba el problema sino que comienza uno nuevo, puesto que la misma debe ser interpretada y además -internalizada- en la costumbre y conciencia de funcionarios y empleados públicos. A modo de ejemplo, el reciente “decreto 1172/2003″:http://www.habeasdata.org/Decreto1172 estableció el DAIP dentro del PEN, pero esta misma norma suele usarse como fundamento para denegar información bajo las excusas mas triviales e infundadas (señalo como ejemplo “la reciente denegatoria de difundir datos estadí­sticos de delitos bajo la excusa que es información reservada”:http://www.habeasdata.org/FOIA_Ministerio_Interior). Por ello, se debe lograr que el proyecto de ley que se está debatiendo en el Congreso nacional no sea sancionado con requisitos que desnaturalizan la esencia del DAIP: insistimos, no hay porqué tener que explicar para que se usará la información o con que finalidad se la pide y mucho menos hacer una declaración jurada al respecto.

En fin, nos parece una obra excelente que llena un vací­o existente en nuestro paí­s, puesto que a la fecha no se habí­a tratado la temática en forma tan completa, acabada y con el detalle que lo hace la autora, a la vez de brindarnos generosamente a través de esta obra sus meditadas reflexiones y conclusiones que, es de esperar, sean seguidas en el Congreso Nacional con el proyecto de ley de DAIP que se está elaborando. Se trata de una obra de consulta diaria, que no solo los juristas sino también los encargados de la burocracia deberí­an leer en forma obligada.

Comentario por “Pablo A. Palazzi”:http://www.habeasdata.org/pablopalazzi

Link al libro en la editorial Lexis Nexis.
“http://www.lexisnexis.com.ar/ecommerce/detalleLibro.asp?c=234493&idLibro=2721″:http://www.lexisnexis.com.ar/ecommerce/detalleLibro.asp?c=234493&idLibro=2721



Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.