Habeas Data – Datos Personales – Privacidad

Cámara Federal confirma cautelar que ordena remover ví­nculos a imagen y nombre de modelo

Posted: noviembre 24th, 2006 | Author: | Filed under: Argentina, Casos, Derecho a la imagen | No Comments »

*Medida cautelar para que un motor de búsqueda en internet elimine nombre de la actora y su ví­nculo a sitios de contenido sexual, viagra pornográfico, troche de acompañantes y otras actividades vinculadas al tráfico de sexo.*

Tribunal: Cámara Nacional en lo civil y Comercial Federal, store Sala I, 14/11/2006, expediente, Número 10.411/2006, “Zamolo Sofí­a Karina c/ Yahoo de Argentina S.R.L. y otro s/ incidente de apelación”.

Casos similares: “Pitra, Melina v. Yahoo”:http://www.habeasdata.org/Google-Petrina-Melina

*Texto del fallo*
Buenos Aires, 14 de noviembre de 2006.//

Y VISTO:

El recurso de apelación interpuesto a fs. 312/314 y fundado a fs. 358/376 cuyo traslado fue contestado a fs. 3 7 8/3 9 8 contra la resolución de fs. 230/233, y

CONSIDERANDO:

1. El señor juez hizo lugar a la medida innovativa solicitada por la actora a fs. 212/229, ordenando a las demandadas Yahoo! de Argentina SRL y Google Inc. realizar los actos necesarios para la eliminación del nombre de la actora y su vinculación con los sitios detallados en la demanda de contenido sexual, pornográfico, de acompañantes y otras actividades vinculadas al tráfico de sexo a los que se accede a través de sus respectivos servidores “www.yahoo.com.ar”:http://ar.yahoo.com/ y “www.google.com.ar”:http://www.google.com/.

Para así­ decidir, tuvo en cuenta en orden a la verosimilitud del derecho que se encuentra en juego el derecho a la intimidad, al honor y al nombre, de rango constitucional y que la inclusión del nombre de la actora en los sitios identificados sin autorización , constituye un uso indebido del aquél, que su titular tiene derecho a preservar. Asimismo, valoró que prima facie el rechazo de la medida solicitada es susceptible de acarrear consecuencias más gravosas para la actora que los eventuales perjuicios que su admisión podrí­a producir a su contraria, en tanto los últimos aparecerí­an circunscriptos a la esfera patrimonial, mientras que las primeras pueden comprometer derechos de mayor jerarquí­a.

2. Esta decisión suscita los agravios de la codemandada “Yahoo! de Argentina S.R.L.”

La recurrente cuestiona la verosimilitud del derecho en virtud de la inexistencia de veinticinco de las veintiséis vinculaciones con sitios que señala la actora. Manifiesta que de la prueba aportada por la peticionante, sólo surgen cinco de las vinculaciones individualizadas en el escrito inicial.

Invoca su falta de legitimación pasiva en razón de ser un mero intermediario de acceso a contenidos que terceros publican en la red, por lo cual no se le puede atribuir conductas ilí­citas que sostiene no () realiza.

Advierte que, a su juicio, la medida resulta ineficaz puesto que la vinculación del nombre de la actora con los sitios cuestionados subsistirá a través de otros buscadores. En este sentido, señala que mientras los propietarios de los sitios no remuevan el nombre de la actora de aquellos, dicha vinculación continuará activa, por lo que la medida debe dirigirse contra ellos. Añade que resulta imposible para su parte acceder a los sitios determinados y remover la mención de la actora.

Afirma que lo decidido importa la violación de los derechos de los usuarios de acceder por el buscador a toda la información de la red , de los propietarios de sitios a que ante una búsqueda se muestre su sitio en los resultados y de su parte de proveer resultados completos a los usuarios . Asimismo arguye que se vulnera su derecho constitucional a trabajar y ejercer toda industria lí­cita y también la libertad de acceso a la información y expresión, prevista, asimismo, en tratados internacionales.

3. En primer lugar, es pertinente mencionar que según reiterada doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, los jueces no están obligados a seguir todas las argumentaciones que se les presenten, bastando el examen de las conducentes para resolver el conflicto (Fallos: 258:304;; 262:222; 272:225; 278:271 y 291:390, entre muchos otros)).

4. En segundo término, se debe recordar que la verosimilitud del derecho, como requisito esencial para la procedencia de la medida cautelar, se refiere a la posibilidad de que el derecho exista y no a una incontrastable realidad que sólo se logrará al agotarse el trámite (cfr. esta Sala, causa 2849/00 del 30/5/00 y sus citas). Al respecto se ha señalado que la naturaleza de las medidas precautorias no exige a los magistrados el examen de certeza sobre la existencia del derecho pretendido, sino sólo su verosimilitud y que el juicio de verdad en esta materia se encuentra en oposición a la finalidad del instituto cautelar, que no es otra cosa que atender a aquello que no exceda el marco de lo hipotético, dentro del cual, asimismo, agota su virtualidad (cfr. Corte Suprema de Justicia, Fallos: 306:260;; esta Sala, causa 39.380/95 del 19/3/96 y otras).

Desde esta perspectiva corresponde señalar que no está controvertida la vinculación sin autorización del nombre de la actora con sitios de contenido relacionado con el tráfico de sexo, y que ésta afecta derechos de rango constitucional de la accionante. Sobre el punto, es del caso advertir que la cantidad de páginas web en las que se verifique la vinculación cuestionada es irrelevante a los fines de valorar la verosimilitud del derecho, por lo que ese argumento de la recurrente no puede ser atendido.

5. Ahora bien, se debe distinguir entre el destinatario de la medida y quien pudiera resultar responsable por los daños susceptibles de ser atribuidos a la vinculación mencionada. En este sentido, es dable señalar que lo atinente a la determinación de una eventual responsabilidad, como también el debate propuesto por la apelante relativo a implicancias en las relaciones entre usuarios, propietarios de sitios y prestadores de servicios, son cuestiones que exceden el estrecho marco de conocimiento y la finalidad provisional que son propios de las medidas cautelares (cfr. esta Sala, causas 9643/01 del 14/12/01, 11.018/02 del 18/3/03 y 4739/03 del 27/5/03, entre muchas otras).

6. Ello sentado, cabe puntualizar que las partes están de acuerdo en que el buscador facilita a los usuarios el acceso a los sitios de Internet (cfr. fs. 358/361, punto 2.2.1.1 y fs. 380/385, punto II. a). En este sentido, se ha sostenido que ante un material dañoso, reclamada su eliminación por el sujeto damnificado, el proveedor debe actuar y, de ser técnicamente posible, debe acoger esa petición, por estar en mejores condiciones técnicas y tácticas de actuar ante la prevención o reparación del daño injusto. Como también que ante la entidad objetiva y fácilmente verificable de la ilicitud del contenido, no puede la empresa responsable del servicio amplificar, con su divulgación, los efectos dañosos en curso. Si bien parece al menos por ahora dificultosa la prevención del daño, no lo es la cesación de sus consecuencias (cfr. Galdós. Jorge Mario, “Responsabilidad civil de los proveedores de servicios en Internet”, LL 2001 D pág. 953). De igual manera, la Directiva 2000/31/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de la Unión Europea, contempla la facultad de un tribunal o una autoridad administrativa de exigir al prestador de servicios que ponga fin a una infracción o la impida (cfr. arts. 12, 13 y 14).

Desde este punto de vista, es indudable que el servicio prestado por la apelante, por sus propias caracterí­sticas, contribuye a facilitar la difusión de las páginas cuestionadas por la actora, por lo cual, la decisión adoptada por el “a quo”, resulta el medio más idóneo para evitar la prolongación de la situación se quiere hacer cesar. No obsta lo expuesto la ineficacia alegada por la apelante, habida cuenta de que la elección de los medios procesales es de exclusiva incumbencia de la actora. A lo que cabe añadir la posibilidad aún en el caso de que los titulares de los sitios excluyeran toda relación con la accionante o los eliminaran de acceder a versiones anteriores de las páginas a través de la función “en caché”, disponible en los resultados de las búsquedas, tal como lo advierte la actora (cfr. fs. 390).

7. Asimismo, se debe destacar que, como surge de la prueba documental aportada por la actora, en algunos casos “Yahoo! Argentina” se guarda el derecho a elegir los sitios que incluye en su directorio (cfr. fs. 195/196). En tales condiciones, no se advierte cuál es el gravamen que le genera la resolución apelada desde que sólo comporta el ejercicio, por orden judicial, de la facultad que se reserva.

8. Sólo resta señalar que las dificultades que la apelante arguye para la ejecución de la medida precautoria han sido salvadas, de conformidad con lo que se. desprende del escrito de fs. 312/314, y su cumplimiento ha sido admitido por la actora (cfr. fs. 317/320).

Por los fundamentos expuestos, el Tribunal RESUELVE: rechazar el recurso interpuesto, con costas por su orden, en atención a las dificultades de la cuestión y su novedad (arts. 68, segundo párrafo, y 69 del Código Procesal).

El juez de las Carreras no interviene por hallarse en uso de licencia (art. 109 del RJN).

Regí­strese, notifí­quese y devuélvase.//

FDO.: MARTIN D. FARRELL MARIA SUSANA NAJURIETA



Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.