Habeas Data – Datos Personales – Privacidad

Vulneración a la vida privada por mostrar diario de vida de su conyuge en trámite de divorcio

Posted: marzo 22nd, 2009 | Author: | Filed under: Casos, Chile | Tags: | Comentarios desactivados

Vulneración a la vida privada por mostrar diario de vida de su conyuge en trámite de divorcio- 04/01/06

Santiago de Chile, try cuatro de enero de dos mil seis.

Vistos: Se reproduce la sentencia en alzada, con excepción de sus fundamentos quinto y octavo que se eliminan. Y se tiene en su lugar, y además presente:

1º) Que a fojas 11, se ha deducido por doña Erika Muller Pasmiño, recurso de protección en contra de don Zivko Juan Babaic Bartulovic, constructor civil, quien dentro de un juicio de divorcio que actualmente mantienen y que se encuentra en tramitación, ante el Primer Juzgado Civil de Punta Arenas, presentó una serie de documentos entre los cuales se hallan fotocopias de su diario de vida í­ntimo, hecho que ha vulnerado las garantí­as constitucionales consagradas en los números 4 y 5 del Artí­culo 19 de la Constitución Polí­tica de la República, de respeto a su vida privada y a la inviolabilidad de un documento privado, como es su diario de vida. La recurrente solicita se acoja su acción constitucional y se ordene al recurrido restituirle el original del diario de vida, así­ como cualquier fotocopia que tuviese en su poder; que deben serle entregadas las copias acompañadas al juicio, instruyendo al tribunal de la causa de no dejar vestigio alguno del contenido de dicho diario y que el recurrido deberá abstenerse de difundir por cualquier forma el contenido del mismo.

2º) Que al informar el recurrido sostiene que el único propósito de la recurrente es privarlo de una prueba legalmente introducida al juicio de divorcio existente entre ambos, utilizando para ello una ví­a inidónea, como lo es la de deducir esta acción cautelar.

3º) Que toda persona posee como derecho básico fundamental el respeto de un ámbito í­ntimo, el cual no es posible traspasar por terceros, ya que esta vedada toda ingerencia, sinla autorización de su titular; derecho humano y libertad fundamental que emerge de la dignidad de las personas y en este caso de la cónyuge recurrente, que puede preservar de su marido aspectos que considere constituyen sus vivencias personales y que estima de carácter privado. Esta protección dada por el constituyente en el artí­culo 19 Nº 4 de la Carta Fundamental, que no hace distinciones, impide que otra persona, cualquiera sea su condición contractual o de familia, posea antecedentes que importen transgredir este derecho. En todo caso, a la luz de lo dispuesto en el inciso segundo del artí­culo 5º de la Carta Fundamental de igual forma se encuentra amparado por el ordenamiento jurí­dico constitucional.

4º) Que con mayor fundamento la divulgación o difusión de los antecedentes privados, que se encuentran en la esfera de resguardo í­ntimo de una persona transgrede la garantí­a antes expresada, como también, por representar en esencia una manifestación que se plasma por escrito en un diario de vida, que se custodia en un domicilio, afecta además, la garantí­a de la inviolabilidad del hogar y toda forma de comunicación privada.

5º) Que como ya se dijo, la conducta del recurrido es ilegal, excede de sus facultades pues no le corresponde divulgar los pensamientos y vivencias í­ntimas de la recurrente y, por ende, el recurso de protección intentado deberá ser acogido. Por estas consideraciones y de conformidad, además, con lo dispuesto en el artí­culo 20 de la Constitución Polí­tica de la República, y Auto Acordado de esta Corte sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Protección se revoca la sentencia apelada de tres de diciembre de dos mil cinco, escrita a fojas 54, que rechazó el recurso de protección deducido en lo principal de fojas 11, y en su lugar se declara que se lo acoge, sólo en cuanto se ordena al recurrido devolver a la recurrente el original de su diario de vida. Acordado contra el voto de los Ministros Sres. Rodrí­guez A. y Kokisch, quienes estuvieron por confirmar la sentencia en alzada en virtud de sus propios fundamentos, pero sustituyendo en el considerando séptimo la palabra delito por ilí­cito y teniendo además presente que en concepto de los disidentes, en estos autos no se demostró suficientemente la afirmación de la recurrente en orden a que su cónyuge le habrí­a sustraí­do contra su voluntad el referido diario de vida, razón suficiente para desestimar el recurso de protección intentado, toda vez que la sóla circunstancia de que uno de los cónyuges tenga en su poder un documento privado del otro cónyuge no vulnera la garantí­a del artí­culo 19 Nº 24 de la Constitución Polí­tica de la República, atendida la relación de intimidad que genera la familia legalmente constituida.

Regí­strese y devuélvase. Nº 6491-05.

Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, Integrada por los Ministros Sres. Enrique Tapia W. Jorge Rodrí­guez A., Domingo Kokisch M. y Sergio Muñoz G. y Abogado Integrante Sr. René Abeliuk M No firman los Ministros Sres. Tapia y Muñoz no obstante haber concurrido a la vista del recurso y acuerdo del fallo, por estar con permiso el primero y haciendo uso de su feriado legal el segundo. Autorizado por el Secretario Sr. Carlos A. Meneses Pizarro..


Comments are closed.