Habeas Data – Datos Personales – Privacidad

La provincia de San Luis aprueba ley procesal de habeas data

Posted: noviembre 6th, 2010 | Author: | Filed under: América Latina, Argentina, Competencia judicial, Datos sensibles, Derecho a la imagen, GPS, Habeas Data, Habeas Data colectivo, Honor, Leyes provinciales, San Luis | Tags: | Comentarios desactivados

LEY Nº I-0733-2010  – BOLETIN OFICIAL del 5 de noviembre de 2010.

EL SENADO Y LA CAMARA DE DIPUTADOS DE LA PROVINCIA DE

SAN LUIS, recipe SANCIONAN CON FUERZA DE LEY:

GARANTIA A LA INTIMIDAD Y PRIVACIDAD

ARTÍCULO 1°.- El Estado Provincial garantiza los derechos fundamentales a la privacidad y a la intimidad, reconocidos en la Constitución de la provincia de San Luis.-

Read the rest of this entry »


Halabi v. Estado Nacional – La Corte Suprema confirma la inconstitucionalidad de la ley de datos de tráfico

Posted: febrero 24th, 2009 | Author: | Filed under: Anonimato, Argentina, Casos, Datos de tráfico, Datos sensibles, Internet, Jurisprudencia | Comentarios desactivados

La Corte Suprema de Justicia de la Nación acaba de confirmar el fallo que declaró inconstitucional la ley de datos de tráfico, buy cialis ley 25.873, en el caso Halabi por lo que la ley y su decreto reglamentario no resultan aplicables hasta tanto el Congreso aprueba una nueva ley.

Es importante que ahora el Congreso intente aprobar una ley mas completa como la sancionada en España recientemente llamada Ley 25/2007 de 18 de octubre sobre conservación de datos relativos a las comunicaciones electrónicas y a las redes públicas de comunicaciones o en las normas respectivas de la Convención del Cibercrimen, de modo de poder permitir obtener pruebas relacionadas con los delitos informáticos y que ésto se realice en colaboración con las telefónicas y los isps. De lo contrario, Internet será el vale todo y será imposible obtener pruebas digitales.

Texto del fallo

Buenos Aires, 24 de febrero de 2009
Vistos los autos: “Halabi, Ernesto c/ P.E.N. ley 25.873 dto. 1563/04 s/ amparo ley 16.986″.
Considerando:
1) Que Ernesto Halabi promovió acción de amparo reclamando que se declare la inconstitucionalidad de la ley 25.873 y de su decreto reglamentario 1563/04, en virtud de considerar que sus disposiciones vulneran las garantí­as establecidas en los artí­culos 18 y 19 de la Constitución Nacional, en cuanto autorizan la intervención de las comunicaciones telefónicas y por Internet sin que una ley determine “en qué casos y con qué justificativos”. Alegó que esa intromisión constituye una violación de sus derechos a la privacidad y a la intimidad, en su condición de usuario, a la par que menoscaba el privilegio de confidencialidad que, como abogado, ostenta en las comunicaciones con sus clientes (fs. 2/8).

Read the rest of this entry »


Tribunal Supremo español dice que los Libros de Bautismo no tienen la consideración de ficheros según la LOPD española

Posted: octubre 27th, 2008 | Author: | Filed under: Casos, Datos sensibles, España, Europa, Habeas Data | Tags: , | Comentarios desactivados

Aplicación del régimen de protección de datos personales a Libros de Bautismo
(TS Sala III. Sentencia de 19 de septiembre de 2008)

El TS español dijo que los Libros de Bautismo no tienen la consideración de ficheros a efectos de la Ley Orgánica 15/1999, pharmacist sino que recogen hechos históricos como es el bautismo de una persona en un momento dado, buy information pills lo que es independiente de que sea o no creyente.

En la Villa de Madrid, side effects a diecinueve de Septiembre de dos mil ocho.

Read the rest of this entry »


Interview with Dave Banisar (Privacy International)

Posted: junio 4th, 2007 | Author: | Filed under: Acceso a la Información pública, Blogs, Datos sensibles, Entrevista, Habeas Data, Robo de identidad | Comentarios desactivados

Interview with Dave Banisar

1) How did you started to be involved with data protection and privacy?

I become interested in the issue in the early 1990s at the time of the raids by Secret
Service’s in Operation Sundevil and the arrest of the editor of Phrack Craig Neidorf. I
had been using computers for about 10 years and was in law school and had previously
worked as a law clerk for a local public defender office and thought that it was
interesting combining my 2 interests since there were so few people who had a tech
background doing law at the time.

So I started helping gathering computer crime laws for Computer Underground Digest and
interned at the Washington Office of Computer Professionals for Social Responsibility
where we worked on the early fights against crypto restrictions, cough fighting expansion of
wiretapping and trying to promote Internet privacy before most people had heard of the
Internet.

2) Can you tell us about your work, for sale research and publications?

I was the creator and the author of the first three EPIC/PI Privacy and Human Rights
reports
. It was fascinating trying to pull together all this diverse information to show how the rest of the world had gone ahread
and adopted privacy laws while the US still was trying to deny their existence.

These days, healing I focus mostly on looking at the global picture on issues such as freedom
of information and whistleblowing or help people in countries that have pending bills
and reviews by making recommendations on how they can improve their laws. You can see
some of those at http://wwwprivacyinternational.org/foi/

3) Let* ´s talk about the Clipper chip debate and the Gmail case

The Clipper Chip was the first great battle for computer privacy. It made a lot of
people recognize that there were these privacy problems on the net and that the
Government was playing a largely negative role in trying to make everything wiretap
friendly. It also sparked a great deal of interest in technical means of protecting
privacy, just the opposite of what the government wanted everyone to do.

Gmail was an interesting recent battle. We asked the privacy commissioners in a lot of
countries to look into the way Google collects and uses information from its user’s
email boxes. It was our attempt to get people to recognize that corporate collecting
and use of information is every bit as dangerous as government surveillance. We are
still following up to see what will be done. We got a lot of hate mail from people who
seem to think we were trying to take away their gmail accounts.

The Gmail experience was also very useful since its allowed us recently to be able to
ask the same privacy commissioners in even more countries to investigate how the US is
spying on the world’s financial transactions via the SWIFT network
. There is something fundamentally wrong with the US claiming it can spy on anyone without any kind of legal
restrictions.

4) Can you tell us about EPIC, PI, BBA… a little bit about how was it to work there?

EPIC was started by Marc Rotenberg, David Sobel and I in 1994. Previously we had all
worked for the Washington Office of Computer Professionals for Social Responsibility.
We were fighting the Digital Telephony bill (adopted as CALEA), and the Clipper Chip
and wanted to focus more on DC privacy issues. It was very exciting times, almost a
crusade for privacy, fighting with government and corporate (and even our fellow NGOs
sometimes) to promote it. Then following that, we had the fights on the Communications
Decency Act, taking the case (with the ACLU , ALA etc.) all the way to the Supreme Court and winning.

Privacy International was started by Simon Davies in the mid 1980′s in Australia
following the Australia Card campaign. He realized back in the pre-Internet days how
important and common the experiences of privacy campaigners were around the world and
brought it together as a network. I got involved around 1992, running the DC office and
since 2002 have been in London as Deputy Director and head of the FOI Project. We are
still pretty small but we work across the globe, working one day on anti-terror laws in
Russia, data protection and wiretapping in South Africa and freedom of information in
Mexico, along with our campaigns in the UK.

The Big Brother Awards was another of Simon’s evil genius inspirations. He figured
that privacy invaders needed to be named and shamed. We have always done them as a form
of mock Academy Awards, with people dressed up in costume to receive awards and funny
video’s of trying to deliver the awards. My favorite was trying to mock deliver them
to the US National Security Agency. It was a close call going to their campus and
secretly video taping them and being followed by the security. But it was a great
video. The last few years the BBAs have really caught on around the world. Without us
even trying, dozens of countries now have their own ceremonies and awards. The
Austrians always seem to have the most over the top ones.

http://www.bigbrotherawards.org/

5) Any interesting anecdots?

Top Secret Codeword. Would have to kill you if i told you etc…. (well thats what you
get for asking for info from a privacy advocate).

6) Since when you are in the FOI debate? The FOI campaign in the UK?

Freedom of information has really become an important right in the era of information.
I’ve been privileged to be about to go around the world for the last five years helping
people adopt laws and seeing how they work. The UK campaign was one of the longest in
the world, taking over 20 years from the start to the law going into force. its still
early days but it seems to be working reasonably well tho there are big problems with
the Information Commission. The Campaign for Freedom of Information
deserves all the credit for making it happen.

7) Isnt there a contradiction between pushing for Privacy and pushing for FOI? If there is a
conflict between them, which one should prevail? What should be the legal  standard?

Privacy and FOI and both complimentary and contradictory. The President of the French
Data Protection Commission” (CNIL) describes their role as “two forms of protection
against the Leviathan state that have the aim of restoring the balance between the
citizen and the state”. The two laws really are about adjusting the power of the govt.

I think most of the problems are actually manufactured by officials trying to use the
excuse of privacy to hide their expenses or who they meet or avoid taking public
responsibility or a decision that they made. The opposite is when corps use foi to
obtain personal information about people held by government bodies. I think that is an
abuse also.

Ultimately, both types of laws need to be written better to make sure they are not
abused and include a form of public interest test that balanced the two on a case by
case basis. Its nice to be able to say one thing or the other but in the real world,
its not really possible to do right.

Entrevista por Pablo Palazzi via e-mail entre noviembre y diciembre de 2006


¿Se deben notificar las fallas de seguridad informática?

Posted: febrero 5th, 2007 | Author: | Filed under: Blogs, Data Breach, Datos sensibles, EEUU, Robo de identidad | Tags: | Comentarios desactivados

¿Se deben notificar las fallas de seguridad informática?

Pablo Palazzi

Desde hace un tiempo tienen lugar y se publicitan abiertamente fallas de seguridad a distintos niveles de los sistemas informáticos de empresas de todo tipo en Estados Unidos.

El listado actualizado de estos eventos (que empezó con el caso ChoicePoint) lo lleva la Privacy Rights Clearinghouse y la conclusión es que a la fecha ya se han robado o comprometido datos personales de mas de 100 millones de norteamericanos (para ser mas exactos: 101, psychiatrist 070, denture 850).

Esto ha provocado que a nivel estadual se establezcan leyes requiriendo que toda empresa que sufra una falla de seguridad o -pierda- datos personales (en una laptop, pen drive, blackberry, etc) debe elaborar una notificación y dirigirla a los clientes cuya información ha sido potencialmente comprometida.

Read the rest of this entry »


Paraguay – Ley de Privacidad

Posted: octubre 7th, 2006 | Author: | Filed under: Datos sensibles, Habeas Data, Normas | No Comments »

Ley de Privacidad

PODER LEGISLATIVO

LEY Nº 1682

QUE REGLAMENTA LA INFORMACION DE CARACTER PRIVADO

EL CONGRESO DE LA NACION PARAGUAYA SANCIONA CON FUERZA DE LEY

Artí­culo 1º.- Toda persona tiene derecho a recolectar, look almacenar y procesar datos personales para uso estrictamente privado.

Artí­culo 2º.- Las fuentes públicas de información son libres para todos. Toda persona tiene derecho al acceso a los datos que se encuentren asentados en los registros públicos, incluso los creados por la Ley Nº 879 del 2 de diciembre de 1981, la Ley Nº 608 del 18 de julio de 1995, y sus modificaciones.

Artí­culo 3º.- Es lí­cita la recolección, almacenamiento, procesamiento y publicación de datos o caracterí­sticas personales, que se realicen con fines cientí­ficos, estadí­sticos, de encuestas y sondeos de la opinión pública o de estudio de mercados, siempre que en las publicaciones no se individualicen las personas o entidades investigadas.

Artí­culo 4º.- Se prohibe dar a publicidad o difundir datos sensibles de personas que sean explí­citamente individualizadas o individualizables.
Se consideran datos sensibles los referentes a pertenencias raciales o étnicas, preferencias polí­ticas, estado individual de salud, convicciones religiosas, filosóficas o morales; intimidad sexual y, en general, los que fomenten prejuicios y discriminaciones, o afecten la dignidad, la privacidad, la intimidad doméstica y la imagen privada de personas o familias.

Artí­culo 5º.- Los datos de personas fí­sicas o jurí­dicas individualizadas que revelen, describan o estimen su situación patrimonial, su solvencia económica o el cumplimiento de sus obligaciones comerciales, podrán ser publicados o difundidos solamente:

a) Cuando esas personas hubiesen otorgado autorización expresa y por escrito para el efecto; y,
b) Cuando se trate de informaciones o calificaciones que entidades estatales o privadas deban publicar o dar a conocer en cumplimiento de disposiciones legales especí­ficas.

Artí­culo 6º.- Podrán ser publicados y difundidos:

a) Los datos que consistan únicamente en nombre y apellido, documento de identidad, domicilio, edad, fecha y lugar de nacimiento, estado civil, ocupación o profesión, lugar de trabajo y teléfono ocupacional;
b) Cuando se trate de datos solicitados por el propio afectado; y,
c) Cuando la información sea recabada en el ejercicio de sus funciones, por magistrados judiciales, fiscales, comisiones parlamentarias o por otras autoridades legalmente facultadas para ese efecto.

Artí­culo 7º.- Serán actualizados permanentemente los datos personales sobre la situación patrimonial, la solvencia económica y el cumplimiento de obligaciones comerciales que de acuerdo con esta ley pueden difundirse.

La obligación de actualizar dichos datos pesa sobre las empresas, personas o entidades que almacenan, procesan y difunden esa información. Las empresas, personas o entidades que utilizan sus servicios tienen la obligación de suministrarles la información pertinente a fin de que los datos que aquellas almacenen, procesen y divulguen, se hallen permanentemente actualizados.

La actualización de los datos y el suministro de la información pertinente, deberán efectuarse dentro de los dos dí­as hábiles siguientes al momento en que llegaren a su conocimiento por ví­a directa de la empresa o a través del afectado.

Artí­culo 8º.- Toda persona podrá acceder a la información y a los datos que sobre sí­ misma, sobre su cónyuge, sobre personas que acredite se hallen bajo su tutela o curatela, o sobre sus bienes, obren en registros oficiales o privados de carácter público o en entidades que suministren información sobre solvencia económica y situación patrimonial, así­ como conocer el uso que se haga de los mismos o su finalidad.

Artí­culo 9º.- Las empresas, personas o entidades que suministran información sobre la situación patrimonial, la solvencia económica o sobre el cumplimiento de obligaciones comerciales no transmitirán ni divulgarán datos:

a) Sobre deudas vencidas no reclamadas judicialmente cuando la mora no sea superior a los noventa dí­as;
b) Pasados cuatro años de la inscripción de deudas vencidas no reclamadas judicialmente, siempre que no consten nuevos incumplimientos del mismo deudor;
c) Pasados tres años del momento en que las obligaciones reclamadas judicialmente hayan sido canceladas por el deudor o extinguidas de modo legal;
d) Sobre deudas reclamadas en juicios en los que se haya producido la caducidad de la instancia o las demandas que fuesen rechazadas por los juzgados por sentencias firmes y ejecutorias, siempre que esos hechos hubieran llegado a su conocimiento por informaciones públicas o por los propios afectados;
e) Pasados cinco años del momento en que fueran suscritas las inhibiciones generales de vender o gravar bienes, y, en el caso en que fueran reinscriptas, después de los cinco años subsiguientes a esa reinscripción;
f) Pasados siete años de la fecha en que se haya dictado sentencia definitiva que determine obligaciones patrimoniales, en los que no conste su cumplimiento por el condenado;
g) Sobre sentencias declaratorias de quiebras después de siete años de su dictado, o, si se hubiese producido la rehabilitación del fallido, después de tres años de ese hecho; y,
h) Sobre juicios de convocatoria de acreedores después de cinco años de la resolución judicial que la admita.

Las empresas o entidades que suministran información, sobre la situación patrimonial, la solvencia económica y el cumplimiento de compromisos comerciales deberán implementar mecanismos informáticos que de manera automática elimine de su sistema de información los datos no publicables, conforme se cumplan los plazos establecidos en este Artí­culo.

Artí­culo 10.- Se aplicarán las sanciones en los siguientes casos:

a) Las personas fí­sicas o jurí­dicas que publiquen o distribuyan información sobre la situación patrimonial, solvencia económica o cumplimiento de obligaciones comerciales en violación de las disposiciones de esta ley serán sancionadas con multas que oscilarán, de acuerdo con las circunstancias del caso, oscilarán entre trescientos y setecientos jornales mí­nimos para actividades laborales diversas no especificadas, multas que se duplicarán, triplicarán, cuadruplicarán y así­ sucesivamente por cada reincidencia.

Para que se produzca la duplicación, triplicación, cuadruplicación, etc. se requerirá el previo reclamo del particular afectado.

b) Las personas fí­sicas o jurí­dicas que, pese a estar obligadas a rectificar o a suministrar información para que se rectifiquen datos de acuerdo con lo que dispone el Artí­culo 7º, no lo hagan o lo hagan fuera de los plazos allí­ establecidos, serán sancionadas con multas que, de acuerdo con las circunstancias del caso, oscilarán entre ciento cincuenta y quinientos jornales mí­nimos para actividades laborales diversas no especificadas, multas que, cada caso de reincidencia, serán aumentadas de acuerdo con la pauta establecida en el apartado a);
c) Si los reclamos extrajudiciales a los que se refiere el Artí­culo 8º no fueran atendidos sin razón o sin base legal, se aplicará a la entidad reacia al cumplimiento de sus obligaciones, una multa que, de acuerdo con las circunstancias del caso, oscilará entre cien y doscientos salarios mí­nimos para actividades laborales diversas no especificadas; y,
d) El juzgado ordenará que se efectúen las rectificaciones o supresiones que correspondan, y podrá ordenar también que la sentencia definitiva sea publicada en forma total, parcial o resumida, a costa del responsable.

Será competente para la aplicación de las multas el Juzgado en lo Civil y Comercial, en trámite sumario.

El cincuenta por ciento (50%) del importe total de las multas corresponderá al afectado, y lo restante será destinado a las instituciones correccionales de menores.

La aplicación de la multa no obstará a que la persona afectada promueva acción penal o acciones para reclamar la indemnización por daños y perjuicios.

Artí­culo 11º.- La presente ley entrará en vigencia a los seis meses de su publicación, lapso en el cual las empresas, entidades y personas deberán adaptar a sus disposiciones, sus operaciones, registros, sistemas de información y de divulgación.

Artí­culo 12º.- Comuní­quese al Poder Ejecutivo.

Aprobado el Proyecto de Ley por la Honorable Cámara de Senadores de la Nación, el doce de diciembre del año dos mil y por la Honorable Cámara de Diputados, el veintiocho del diciembre del año dos mil, quedando sancionado el mismo, de conformidad con lo dispuesto en el Artí­culo 207, numeral 1) de la Constitución Nacional.


Comentario ley de privacidad de Paraguay

Posted: octubre 7th, 2006 | Author: | Filed under: Datos sensibles, Normas | No Comments »

Protección de datos personales en Paraguay
por Pablo A. Palazzi

*La Constitución de Paraguay de 1994*

La Constitución paraguaya de 1992 incorporó el habeas data de la siguiente forma: -Toda persona puede acceder a la información que sobre sí­ misma, clinic o sobre sus bienes, approved obren en registros oficiales o privados de carácter público, así­ como conocer el uso que se haga de los mismos y de su finalidad. Podrá solicitar ante el magistrado competente, la actualización, la rectificación o destrucción de aquellos si fuesen erróneos o afectaren ilegí­timamente sus derechos-.

*La ley de privacidad del año 2000*
El doce de diciembre del año dos mil el Congreso de Paraguay aprobó la -Ley de Privacidad que reglamenta la información de caracter privado- (ley nº 1682). Tal como lo expresa su tí­tulo, la ley se refiere solamente a los bancos de datos privados, sin reglamentar los de carácter público. Esta es la tercera ley de proteccion de datos personales aprobada en America Latina, luego de Chile (1999) y Argentina (Noviembre 2000).

Sin embargo, en la práctica ciertos derechos, como el derecho de acceso (art. 8) está regulado también respecto a los registros públicos. Asimismo ello se refuerza con el habeas data previsto en la Constitución de Paraguay, que autoriza a -toda persona …[a] acceder a la información que sobre sí­ misma, o sobre sus bienes, obren en registros oficiales o privados de carácter público, así­ como conocer el uso que se haga de los mismos y de su finalidad …[y a] [...] solicitar ante el magistrado competente, la actualización, la rectificación o destrucción de aquellos si fuesen erróneos o afectaren ilegí­timamente sus derechos-. En la ley no se aclara si incluye sólo registros informatizados o también los manuales, por lo que ante la duda debera estarse a la inclusión de ambos. Pero en la ley existen varias referencias a registros automatizados (arts. 9).

La ley se centra en el uso estrictamente privado y la difusión como limites para regular un banco de datos personales. Mientras el uso sea personal, la ley parece no aplicarse, pero cuando esos datos se difunden La ley establece como principio general que toda persona tiene derecho a recolectar, almacenar y procesar datos personales para uso estrictamente privado (artí­culo 1º).

Asimismo, por el artí­culo 2º se establece que las fuentes públicas de información son libres para todos. Toda persona tiene derecho al acceso a los datos que se encuentren asentados en los registros públicos, incluso los creados por la Ley Nº 879 del 2 de diciembre de 1981, la Ley Nº 608 del 18 de julio de 1995, y sus modificaciones. Estas tres leyes son xxxx[preguntar a algun abogado...? de la guia martin hubell dale..].

La ley permite (el art. 3 dice -Es lí­cita…-) la recolección, almacenamiento, procesamiento y publicación de datos o caracterí­sticas personales, que se realicen con fines cientí­ficos, estadí­sticos, de encuestas y sondeos de la opinión pública o de estudio de mercados, siempre que en las publicaciones no se individualicen las personas o entidades investigadas (artí­culo 3º).

Asimismo el artí­culo 6º dispone que podrán ser publicados y difundidos: (a) los datos que consistan únicamente en nombre y apellido, documento de identidad, domicilio, edad, fecha y lugar de nacimiento, estado civil, ocupación o profesión, lugar de trabajo y teléfono ocupacional; (b) cuando se trate de datos solicitados por el propio afectado; y, (c) cuando la información sea recabada en el ejercicio de sus funciones, por magistrados judiciales, fiscales, comisiones parlamentarias o por otras autoridades legalmente facultadas para ese efecto. Estos limites son muy similares a los impuestos por la ley de protección de datos de Argentina .

*Normas para ciertas categorias de datos.*
Datos sensibles. Según el artí­culo 4º, se prohí­be dar a publicidad o difundir datos sensibles de personas que sean explí­citamente individualizadas o individualizables. Se consideran -datos sensibles-, según la misma norma, -los referentes a pertenencias raciales o étnicas, preferencias polí­ticas, estado individual de salud, convicciones religiosas, filosóficas o morales; intimidad sexual y, en general, los que fomenten prejuicios y discriminaciones, o afecten la dignidad, la privacidad, la intimidad doméstica y la imagen privada de personas o familias-.

Datos relativos a la situación patrimonial, la solvencia económica y el cumplimiento de obligaciones comerciales.
La ley establece luego toda una serie de normas especí­ficas para ciertos datos. Así­, según el artí­culo 5º, los datos de personas fí­sicas o jurí­dicas individualizadas que revelen, describan o estimen su -situación patrimonial, su solvencia económica o el cumplimiento de sus obligaciones comerciales-, podrán ser publicados o difundidos solamente: (a) Cuando esas personas hubiesen otorgado autorización expresa y por escrito para el efecto; y, (b) Cuando se trate de informaciones o calificaciones que entidades estatales o privadas deban publicar o dar a conocer en cumplimiento de disposiciones legales especí­ficas. Parece que se trata de dos supuestos distintos.

En cuanto a la calidad de los datos almacenados en archivos y registros, la ley establece que serán actualizados permanentemente los datos personales sobre la situación patrimonial, la solvencia económica y el cumplimiento de obligaciones comerciales que de acuerdo con esta ley pueden difundirse (artí­culo 7º). La obligación de actualizar dichos datos pesa sobre las empresas, personas o entidades que almacenan, procesan y difunden esa información. Las empresas, personas o entidades que utilizan sus servicios tienen la obligación de suministrarles la información pertinente a fin de que los datos que aquellas almacenen, procesen y divulguen, se hallen permanentemente actualizados.

La actualización de los datos y el suministro de la información pertinente, deberán efectuarse dentro de los dos dí­as hábiles siguientes al momento en que llegaren a su conocimiento por ví­a directa de la empresa o a través del afectado.

Derecho de acceso. Está contemplado en el artí­culo 8º. Según esta disposición, toda persona podrá acceder a la información y a los datos que sobre sí­ misma, sobre su cónyuge, sobre personas que acredite se hallen bajo su tutela o curatela, o sobre sus bienes, obren en registros oficiales o privados de carácter público o en entidades que suministren información sobre solvencia económica y situación patrimonial, así­ como conocer el uso que se haga de los mismos o su finalidad. No se aclara si este derecho es gratuito y si puede limitarse su ejercicio a ciertos intervalos como sucede con la ley argentina. Asimismo la norma parece mas amplia que la ley Argentina, puesto que menciona acceder a informacion sobre sus -bienes- y permite conocer el -uso- que se haga de esa informacion, ademas de la finalidad. El incumplimiento de este derecho esta sancionado en el art. 12.

Derecho al olvido. La ley establece en el artí­culo 9º el derecho al olvido solo para las entidades o personas que se dedican a informes de crédito y de una manera muy casuista. Las empresas, personas o entidades que suministran información sobre la situación patrimonial, la solvencia económica o sobre el cumplimiento de obligaciones comerciales no transmitirán ni divulgarán datos:

a) Sobre deudas vencidas no reclamadas judicialmente cuando la mora no sea superior a los noventa dí­as;
b) Pasados cuatro años de la inscripción de deudas vencidas no reclamadas judicialmente, siempre que no consten nuevos incumplimientos del mismo deudor;
c) Pasados tres años del momento en que las obligaciones reclamadas judicialmente hayan sido canceladas por el deudor o extinguidas de modo legal;
d) Sobre deudas reclamadas en juicios en los que se haya producido la caducidad de la instancia o las demandas que fuesen rechazadas por los juzgados por sentencias firmes y ejecutorias, siempre que esos hechos hubieran llegado a su conocimiento por informaciones públicas o por los propios afectados;
e) Pasados cinco años del momento en que fueran suscritas las inhibiciones generales de vender o gravar bienes, y, en el caso en que fueran reinscriptas, después de los cinco años subsiguientes a esa reinscripción;
f) Pasados siete años de la fecha en que se haya dictado sentencia definitiva que determine obligaciones patrimoniales, en los que no conste su cumplimiento por el condenado;
g) Sobre sentencias declaratorias de quiebras después de siete años de su dictado, o, si se hubiese producido la rehabilitación del fallido, después de tres años de ese hecho; y,
h) Sobre juicios de convocatoria de acreedores después de cinco años de la resolución judicial que la admita.

Finalmente, la norma dispone que las empresas o entidades que suministran información, sobre la situación patrimonial, la solvencia económica y el cumplimiento de compromisos comerciales deberán implementar mecanismos informáticos que de manera automática elimine de su sistema de información los datos no publicables, conforme se cumplan los plazos establecidos en este Artí­culo. Curiosamente este párrafo no menciona a todas las personas del encabezado del artí­culo 9, por lo que esta obligación de implementar mecaanismos informáticos parece solo destinada para empresas.

La ley argentina establece el derecho al olvido solo pada datos crediticios , aunque la jurisprudencia lo ha extendido a otro tipo de sanciones también y Brasil los establece en su Código del Consumidor.

Sanciones. La ley preve la aplicación de sanciones en tres casos: el primero es violacion a las normas de información sobre la situación patrimonial, solvencia económica o cumplimiento de obligaciones comerciales ley; el segundo se refiere a las normas sobre actualización de datos del art. 7 y el tercero se refiere al cumplimiento del derecho de acceso. Veamos aca uno en forma individual.

Las personas fí­sicas o jurí­dicas que publiquen o distribuyan información sobre la situación patrimonial, solvencia económica o cumplimiento de obligaciones comerciales en violación de las disposiciones de esta ley serán sancionadas con multas que oscilarán, de acuerdo con las circunstancias del caso, oscilarán entre trescientos y setecientos jornales mí­nimos para actividades laborales diversas no especificadas, multas que se duplicarán, triplicarán, cuadruplicarán y así­ sucesivamente por cada reincidencia. Para que se produzca la duplicación, triplicación, cuadruplicación, etc. se requerirá el previo reclamo del particular afectado (art. 12 inc. a).

El segundo caso es el de las personas fí­sicas o jurí­dicas que, pese a estar obligadas a rectificar o a suministrar información para que se rectifiquen datos de acuerdo con lo que dispone el Artí­culo 7º, no lo hagan o lo hagan fuera de los plazos allí­ establecidos. En este caso serán sancionadas con multas que, de acuerdo con las circunstancias del caso, oscilarán entre ciento cincuenta y quinientos jornales mí­nimos para actividades laborales diversas no especificadas, multas que, cada caso de reincidencia, serán aumentadas de acuerdo con la pauta establecida en el apartado a);

Por último la ley contempla el caso de los reclamos extrajudiciales a los que se refiere el artí­culo 8º. Si estos no fueran atendidos sin razón o sin base legal, se aplicará a la entidad reacia al cumplimiento de sus obligaciones, una multa que, de acuerdo con las circunstancias del caso, oscilará entre cien y doscientos salarios mí­nimos para actividades laborales diversas no especificadas (art. 12 inc. c); y, además el juzgado ordenará que se efectúen las rectificaciones o supresiones que correspondan, y podrá ordenar también que la sentencia definitiva sea publicada en forma total, parcial o resumida, a costa del responsable (art. 12 inc d).

Se establece que será competente para la aplicación de las multas el Juzgado en lo Civil y Comercial, en trámite sumario. El cincuenta por ciento (50%) del importe total de las multas corresponderá al afectado, y lo restante será destinado a las instituciones correccionales de menores. La aplicación de la multa no obstará a que la persona afectada promueva acción penal o acciones para reclamar la indemnización por daños y perjuicios.

Plazo de adecuación. La ley entrará en vigencia a los seis meses de su publicación, lapso en el cual las empresas, entidades y personas deberán adaptar a sus disposiciones, sus operaciones, registros, sistemas de información y de divulgación (Artí­culo 11º).

Evaluación. La ley de Paraguay es un importante paso dentro de la consolidación de leyes de privacidad en América Latina. Aunque varios de los principios de protección de datos básicos estan ausentes, como ser

La norma carece asimismo de una prohibición de transferencia de datos al exterior.

En cuanto a la eficacia de las normas, existe cierta jurisprudencia que se ha referido a algunos aspectos del habeas data en Paraguay, con anterioridad a la sanción de la ley, pero su interpretación no va mas allá de considerarlo como una acción para acceder a información personal, conocer el uso y su finalidad, y solicitar en su caso, la actualización, rectificación o destrucción de los datos .


Ley provincial 9217 – Huellas geneticas- Constitucionalidad

Posted: agosto 6th, 2006 | Author: | Filed under: ADN/Genética, Argentina, Casos, Datos sensibles | Comentarios desactivados

DERECHOS PERSONALíSIMOS: Derecho a la intimidad – Extracción obligatoria de sangre – Personal policial – Registro de huellas genéticas digitalizadas – Constitucionalidad

La ley provincial 9217 no viola la intimidad en cuanto dispone la obligatoriedad del personal policial de realizarse pruebas genéticas para ser incorporadas al Registro Provincial de Huellas Digitalizadas.

C. CIV. COM. FAMILIA Y CONT. ADM. SAN FRANCISCO, sick 27/03/2006 – O. O. E. v. Provincia de Córdoba y otra

Read the rest of this entry »


Prohibición de usar y exhibir álbunes fotográficos a la Policí­a Bonaerense

Posted: agosto 2nd, 2006 | Author: | Filed under: Argentina, Casos, Datos sensibles, Delitos, Derecho a la imagen, Habeas Data, Voz y Fotografia | Comentarios desactivados

HABEAS DATA. Prohibición de usar y exhibir álbunes fotográficos o “Modus Operandi” a la Policí­a Bonaerense

3885 2005 “ASOCIACION CIVIL MIGUEL BRU Y OTRO/A C/ MINISTERIO DE SEGURIDAD S/ MATERIA A CATEGORIZAR”

La Plata, infection 8 de julio de 2005.

AUTOS Y VISTOS: Para resolver la medida cautelar solicitada en el escrito de inicio punto IX y reiterada en el escrito de fs. 246/255, pills y

CONSIDERANDO:

1. Que en autos se presentan la Dra. XXXXX, en su carácter de presidente del Colectivo de Investigación y Acción Jurí­dica (C.I.A.J), y la Sra. Rosa Schonfeld de Bru, en calidad de presidente de la Asociación Miguel Bru, promoviendo acción de habeas data contra el Estado Provincial con el fin de tomar conocimiento cierto de la existencia de los datos de la ciudadaní­a que obren en los registros de la demandada, sentados en los informes denominados “carpetas de modus operandi” confeccionadas por las Comisarí­as del Departamento Judicial de La Plata y de la Provincia de Buenos Aries.

Relatan que a través de la actividad social que desarrollan han tomando conocimiento de personas que con motivo de haber permanecido demoradas o detenidas en dependencias Policiales, tanto de La Plata como de los restantes Departamentos Judiciales de la Provincia de Buenos Aires, fueron fotografiadas y que dichas fotografí­as se incorporaron en las carpetas denominadas “Modus Operandi”, sin autorización expresa de los involucrados y sin poner en conocimiento de los mismos los fines con que se utilizarí­an.

Asimismo, señalan que en otras oportunidades esas personas, detenidas o demoradas en las mismas dependencias no han sido fotografiadas y que no todas las personas que han pasado por dependencias policiales, como detenidos o demorados, fueron sometidas a esta práctica. Seguidamente exponen casos puntuales de donde surge la diversidad del accionar policial.

Solicitan como medida cautelar, hasta tanto se dirima la presente acción, que las Seccionales Policiales de la Provincia de Buenos Aires cesen en la confección y utilización de los libros de Modus Operandi y análogos, absteniéndose de extraer fotografí­as a personas detenidas, demoradas o aprehendidas en dependencias policiales.

2. Que a fs. 317 se celebra entre las partes una audiencia conciliatoria, en la que se establecen las condiciones y el contenido de la medida cautelar acordada.

3. Que a fs. 325/326 la parte demandada agrega la Resolución 784/05 que reglamenta la obtención y administración de fotografí­as de personas privadas de su libertad por parte de los funcionarios policiales. Con motivo de ella los accionante y el Sr. Defensor Oficial, se disconforman y solicitan el cumplimiento de la medida acordada. A fs. 374 se llaman autos para resolver la pretensión cautelar.

4. Atento al estado de las actuaciones y a fin de evaluar la procedencia de la misma, es necesario ingresar al tratamiento de los requisitos procesales, cuyo cumplimiento exige el ordenamiento legal, para su otorgamiento.

5. Verosimilitud en el derecho invocado:

5.1. Que de los argumentos de hecho y de derecho vertidos en la demanda (ver fs30/57), en el “Amicus Curiae” presentado por el Defensor Oficial ante el Tribunal de Casación Penal (ver fs.61/70), y en el informe producido por el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires conjuntamente con la Fiscalí­a de Estado (ver fs.100/233) y de lo expresado en la audiencia, se desprenden básicamente las siguientes premisas:

5.1.1 Que la Policí­a Bonaerense, con diversas modalidades y grados de aplicación, realiza una práctica denominada “modus operandi” consistente en fotografiar a personas, quienes por distintas circunstancias se encuentran o se encontraron alojadas en dependencias policiales, y se procede a archivarlas en carpetas, libros, registros, álbunes fotográficos, también denominados “prontuarios policiales”.

5.1.2. Que esta práctica se destina a usos no muy claros, al menos desde el punto de vista operativo, tal como surge de los diversos informes presentados por las Seccionales Policiales requeridas por la autoridad administrativa (ver fs.137/142, 144/147, 150, 167, 171, 176, 180, 190, 194, 200, 209, 210, 217, 220,).

5.1.3. Que el Decreto 2019/67 constituye la base jurí­dica en la cuál se sustenta “prima facie” dicha actividad.

5.1.4. Que, tanto los accionantes como el Sr. Defensor Oficial ante el Tribunal de Casación Penal, alegan irregularidades cometidas con motivo de esta práctica, que afectarí­an derechos constitucionales e internacionales.

5.2. Es criterio imperante en materia cautelar que, para su otorgamiento debe surgir de modo probable que al peticionante le asista el derecho que invoca. La cognición cautelar se limita en todos los casos a un juicio de probabilidades y de verosimilitud (CSJN Fallos, 306:2060).

En este sentido, cabe señalar que en autos no se cuestiona la potestad estatal de registrar datos de personas involucradas en actividades delictivas, sino la forma en que se llevan y se utilizan esos registros.

5.2.1 En efecto, y a modo de ejemplo, debe señalarse la disparidad de criterios con que se utilizan estos registros que surgen de los informes de fs. 138 y 139, elaborados por la Jefatura de Avellaneda y de Lomas de Zamora respectivamente.

Del primero de ellos se desprende que en las Seccionales de dichos partidos existen carpetas de archivos de planillas de identificación de detenidos por la comisión de delitos, denominados “Modus Operandi” (Prontuario Policial), que se trata de una modalidad empleada en el delito investigado, y se emplean planillas de identificación similares a las requeridas por el Servicio Penitenciario Provincial como requisito de ingreso. Se aclara que la totalidad de los identificados fueron puestos a disposición de la autoridad judicial competente. Que en dicho registro se efectúa respecto de todas las personas aprehendidas por la comisión de delitos, por ende no se utilizan criterios de individuos, sino de modalidades delictivas.

Del segundo de los informes, tomado a tí­tulo ejemplificativo, surge que en las dependencias de esa Jefatura Distrital se llevan los “Modus Operandi” de las personas que ingresan en calidad de aprehendidos donde se asienta el relato sucinto del hecho cometido, las circunstancias personales, fotografí­as y la constancia de posibles cómplices. Se reconoce que dichos registros se utilizan con el solo fin de poseer antecedentes sobre los delincuentes que operan en cada una de las jurisdicciones y que, ante la comisión de delitos de caracterí­sticas similares, se posee un registro de potenciales autores (el resaltado me pertenece) siendo ésta la función especí­fica de los mismos.

5.2.2 De lo expuesto se colige que, en un caso, el criterio de clasificación es por modalidad delictiva y que se utiliza con fines identificatorios de los aprehendidos por la comisión de delitos. Esto contrasta con el criterio subjetivo, del otro caso, donde la identificación de personas se efectúa como potenciales autores de futuros delitos, sin que aparezca como motivo para la identificación fotográfica que la aprehensión se realice ante la comisión de un delito.

5.3 Sin abordar el juicio sobre la legitimidad del Decreto 2019/67 y de la orden del dí­a, que autorizaron el procedimiento en cuestión, como así­ también de la nueva reglamentación emergente de la Resolución 784/05, el que se difiere para el momento procesal oportuno, se advierte que en principio toda restricción de un derecho constitucional debe efectuarme mediante una ley -“en sentido formal y que en el caso de autos la representación fiscal, invoca como norma de rango legal la ley 25.326. Sin embargo no se acredita “prima facie” que la práctica cuestionada se adecue a las condiciones y limitaciones que dicho cuerpo legal establece.

5.4. En cuanto a la í­ndole de los derechos involucrados en autos, cabe señalar que según surge del relato de los hechos y de los informes producidos por las Seccionales mediante el accionar policial cuestionado, se estarí­an violentando o afectando los siguientes derechos constitucionales y humanos.

5.4.1. La inviolabilidad de la defensa en juicio y el principio de inocencia (art. 18 de la CN, 10 y 11, art. 8 del Pacto de San José de Costa Rica, arts. 10 y 11 de la Declaración Universal de Derechos Humanos).

5.4.2. La igualdad ante la ley y no discriminación (art. 16 de la C.N.y 11 de la CPBA).

5.4.3. El principio de razonabilidad en la limitación de los derechos (art. 28 de la CN).

5.4.4. El derecho a la intimidad, al buen nombre y al honor (art. 19 de la CN y 12 inc. 3 de la CPBA).

5.4.5 La prohibición de “ingerencias arbitrarias” (art. 11 inc. 2 del Pacto de San José de Costa Rica, art. 12 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, art. 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polí­ticos).

5.4.6 El derecho a la libertad personal (art. 18 CN, art. 7 del Pacto de San José de Costa Rica y 9 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polí­ticos).

5.5 Por la í­ndole de los derechos en posible afectación, esta actividad administrativa, registro de datos mediante identificación fotográfica, debe estar claramente reglada sin que existan aspectos de su implementación que puedan quedar al arbitrio de cada funcionario o agente policial y, además, sujeto a la supervisión de las autoridades judiciales.

Es indudable que desde la reforma constitucional, el texto fundamental instituye y tutela bienes colectivos, que imponen para su adecuada tutela, superar la vieja tradición que se deriva de la lectura solitaria de la legislación, debiendo los Magistrados ajustar sus decisiones a las nuevas normas constitucionales y su contexto. De modo tal que, si en el marco de un proceso constitucional, el Juez encuentra afectado “prima facie” derechos de esa í­ndole no puede hacer prevalecer la presunción de legalidad de los actos estatales por sobre las garantí­as que ofrece la Constitución Nacional y Provincial.

En este sentido se advierte que la Resolución 784/05 no satisface en forma plena las garantí­as constitucionales en juego, toda vez que:

5.5.1. Al permitir la obtención de fotografí­as por parte de las policí­as de la Provincia de Buenos Aries (ver art. 1) omite imponer la obligación de consignar los motivos de la detención, condición que no se cumple con el código identificatorio al que se refiere el art. 7.

5.5.2 Al establecer la forma en que serán exhibidos los álbunes (ver art. 6) no se prohibe expresamente el uso de los mismos, o su reproducción, por parte de los funcionarios o agentes policiales.

5.5.3 Al ordenar la remisión de los álbunes existentes en todas las dependencias policiales (ver art. 8) no fija un plazo razonable para el cumplimiento de dicha obligación.

5.5.4 Al asignar competencia a los delegados de la Dirección de Antecedentes como depositarios y responsables de la custodia de dichos registros (ver art. 3) omite establecer la forma y plazo en que se harán efectivas dichas designaciones.
Por las razones expuestas, entiendo que, en el caso de autos, la verosimilitud en el derecho se encuentra suficientemente acreditada (art. 230 del CPCC) lo que habilita el dictado de una medida cautelar complementaria de la Resolución 784/05.

6. Peligro en la demora:

6.1 En cuanto al cumplimiento de este requisito se debe advertir que la práctica fuertemente cuestionada en autos, se refiere claramente a la toma de fotografí­as de personas detenidas cualquiera sea la circunstancia o el motivo por efectivos de la Policí­a Bonaerense, a su registro o archivo en libros o carpetas y a su exhibición a quienes no se correspondan con las autoridades legalmente autorizadas para solicitar tal información. Siendo justamente dicha práctica la que evidencia la urgencia y necesidad del dictado de una protección cautelar.

6.2 Atento a la í­ndole de los derechos en juego, esto es, de naturaleza no patrimonial y en esencia de carácter personalí­simos, se advierte que la ausencia de una oportuna protección cautelar podrí­a ocasionar un perjuicio irreparable respecto de los ciudadanos que pudieren encontrarse en los álbunes que ya existen, o, que pudieran ser fotografiados en virtud de la nueva reglamentación. A tales efectos valoro especialmente que la pérdida o afectación de los derechos enunciados en el considerando 5.4 no pueden ser reemplazados por otros bienes, circunstancia que torna irreparable el perjuicio que eventualmente se ocasione.

6.3 Sin perjuicio de lo dispuesto por la Resolución Nº 784/05, según surge de la denuncia formulada a fs. 373, los álbunes fotográficos se hallan aún en poder de las dependencias policiales, siendo utilizados y exhibidos conforme a la práctica cuestionada en autos.

7. No afectación del interés público:

7.1 Como ya se adelantara, resulta del criterio imperante, tanto en jurisprudencia como en doctrina, que la procedencia de las medidas cautelares se encuentra subordinada a una estricta apreciación de los requisitos de admisión de los que surja acreditada “prima facie” la ilegalidad o arbitrariedad del accionar administrativo y un cuidadoso resguardo del interés público comprometido (VALLEFIN, Carlos Protección cautelar frente al Estado, Abeledo Perrot, Bs. As, 2002, pag.101). También se ha subrayado con acierto, que no se debe partir de un criterio único y absoluto, “sino prestar atención preferente a las singularidades del caso debatido, lo que implica un relativismo, reñido con declaraciones dogmáticas uniformes” (GONZALEZ PEREZ, Jesús. Manual de derecho procesal Administrativo, Civitas, Madrid 1990, p. 474).

7.2 En este entendimiento, ha de otorgarse en autos la medida cautelar dirigida a ordenar al Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aries que los efectivos de la Policí­a Bonaerense en todo el territorio provincial, se abstengan utilizar, o reproducir, los álbunes fotográficos existentes en sus dependencias salvo que exista una orden judicial al respecto, como así­ también deberán efectuar la remisión reglamentada en el art. 8 de la Resolución 784/05 en el plazo perentorio de cinco dí­as a la Dirección de Antecedentes de la Policí­a Bonaerense con sede en La Plata, atento a que no existen constancias en autos de la efectiva designación de los al funcionarios responsables en dada Dirección Departamental de Policí­a Cientí­fica. Ello hasta tanto se dirima la cuestión principal del proceso.

7.3 La medida que se dispondrá no afecta el interés público del Estado, representado por la potestad de registrar datos de personas involucradas en actividades delictivas, sino que se dirige a limitar la práctica policial de tomar y exhibir fotografí­as de personas detenidas ejercida hasta el momento en forma discrecional y exenta de controles administrativos. Por el contrario esta medida tiene a proteger de modo directo los intereses y los derechos inalienables de toda la comunidad bonaerense, dado que la cuestión traí­da a debate excede el mero interés particular de las partes presentadas en autos y tiende al resguardo de las garantí­as constitucionales citadas en el considerando 5.5.

Por lo expuesto, lo normado por los arts. 22 de la ley 7166, 195 y 232 del C.P.C.C., RESUELVO: 1) Hacer lugar parcialmente a la medida cautelar solicitada en autos, la que resulta complementaria de la Resolución 784/05. 2) Establecer, con carácter cautelar, la prohibición de usar y exhibir los álbunes fotográficos o “Modus Operandi” a todos los efectivos de la Policí­a Bonaerense, salvo los que se encuentren expresamente autorizados por la Resolución Nº 784/05 y bajo las condiciones que se allí­ se establecen, bajo apercibimiento de aplicarse astreintes de $ 5000 en caso de incumplimiento y de iniciarse las acciones penales correspondientes (art. 35 del C.P.C.C. y 163 de la CPBA). 3) Ordenar, con carácter cautelar, a los Jefes de cada dependencia policial de la Provincia que remitan en el término perentorio de cinco dí­as los álbunes que se encuentren en su poder, a la Dirección de Antecedentes de la Policí­a Bonaerense con sede en la ciudad de La Plata, debiendo acreditar en autos dicha remisión mediante constancias firmadas por aquél organismo, bajo apercibimiento de aplicarse astreintes al funcionario o agente responsable en solidaridad con el Comisario o Jefe de la Dependencia Policial, las que se fijan prudencialmente en la suma de $ 100 por cada dí­a de demora injustificada (art. 35 del C.P.C.C. y 163 de la CPBA). 4) Ordenar, al personal que se encuentra autorizado por la Resolución Nº 784/05 para tomar las fotografí­as que consignen en cada caso el “motivo de la detención” y remita las mismas y sus negativos a la Dirección de Antecedentes de la Policí­a Bonaerense, hasta tanto se designe en cada Dirección Departamental de Policí­a Cientí­fica al delegado de la Dirección de Antecedentes en carácter de responsable y custodia de dicho registro, ello bajo apercibimiento de aplicarse astreintes al funcionario o agente responsable en solidaridad con el Comisario o Jefe de la Dependencia Policial, las que se fijan prudencialmente en la suma de $ 100 por cada dí­a de demora injustificada (art. 35 del C.P.C.C. y 163 de la CPBA). 5) A fin de notificar la presente medida a todas las dependencias policiales de la Provincia, lí­brese oficio al Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires para que efectúe la comunicación en el término perentorio de dos dí­as, bajo apercibimiento de aplicarse astreintes al funcionario responsable en solidaridad con el Sr. Ministro de Seguridad la que se fija en la suma de $ 500 por cada dí­a de demora injustificada (art. 35 del C.P.C.C. y 163 de la CPBA). REGISTRESE. NOTIFIQUESE POR CEDULA CON HABILITACIÓN DE DíAS Y HORAS

LUIS FEDERICO ARIAS
Juez
Juz.Cont.Adm.Nº1
Dto.Jud.La Plata


Habeas Data para remover fotografí­as de base de datos de la policia provincial

Posted: julio 15th, 2006 | Author: | Filed under: Argentina, Casos, Datos sensibles, Delitos, Derecho a la imagen, Habeas Data, Voz y Fotografia | Comentarios desactivados

Argentina – Provincia de Rí­o Negro
Expte. nro. S.3 06 147 “Juzgado de Instrucción nro. II s/ actuaciones” -“ JUZGADO DE INSTRUCCION EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL Nº II DE SAN CARLOS DE BARILOCHE (RIO NEGRO) -“ 23/06/2006 (Sentencia firme)

HABEAS DATA. DERECHO A REMOVER FOTOS EN ALBUM POLICIAL. IMAGEN Y FOTOGRAFIA. DERECHOS PERSONALISIMOS. DISCRIMINACION

San Carlos de Bariloche, nurse 22 de junio de 2006.

Autos y vistos:

Para resolver en la presente causa caratulada “Juzgado de Instrucción nro. II s/ actuaciones”, purchase expte. nro. S.3 06 147, del registro de la Secretarí­a nro. III de este Juzgado de Instrucción a mi cargo.

Read the rest of this entry »