enero 28, 2023

Blog de Habeas Data

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Seleccione los temas sobre los que desea saber más

El exceso de polvo en la atmósfera podría enmascarar los efectos reales del cambio climático

No es ningún secreto que los humanos han realizado cambios importantes en la Tierra y su atmósfera. Pero a medida que los gases de efecto invernadero se acumulaban en el aire y aumentaba la temperatura promedio de la superficie de nuestro planeta, ocurrió un fenómeno menos conocido.

La atmósfera de la Tierra se ha vuelto mucho más polvorienta desde la era preindustrial. Y es posible que todas estas partículas adicionales estén trabajando sutilmente para contrarrestar algunos de los efectos del cambio climático, enfriando un poco el planeta, según Estudio de revisión Fue publicado el martes en la revista Nature Reviews Earth & Environment.

Según el nuevo análisis, los efectos del polvo atmosférico están ausentes en casi todos los estudios y proyecciones climáticas. Es decir, estos modelos pueden subestimar el calentamiento asociado con el cambio climático causado por el hombre. Y si la atmósfera se vuelve menos polvorienta, podríamos ver aumentos rápidos de temperatura.

«Queremos que las proyecciones climáticas sean lo más precisas posible, y este aumento en el polvo podría enmascarar hasta el 8% del calentamiento global», dijo Jasper Cook, investigador principal del estudio y físico atmosférico en la Universidad de California, Los Ángeles. presione soltar. Continuó diciendo que al agregar efectos de polvo a los modelos climáticos futuros, los científicos pueden mejorarlos. «Esto es fundamental porque mejores predicciones pueden ayudar a tomar mejores decisiones sobre cómo mitigar o adaptarse al cambio climático».

Cook y sus colegas llegaron a esta cifra del 8 % a través de un complejo conjunto de modelos, basándose en una gran cantidad de estudios publicados anteriormente.

First, they had to figure out how atmospheric dust has changed over time. Using computer modeling and existing data from ice cores and sediment records, they found that the amount of large dust particles in the atmosphere has gone up by about 55% in the present, compared with the pre-industrial age. The reasons behind our increasingly dusty Earth are multitude, but it comes down to land use changes like increased agriculture and development, along with climate shifts like drought, according to the researchers.

Then, the study authors had to determine the overall climate effects of that dust.

Dust interacts with the climate in lots of different ways. Through scattering and absorbing heat from the Sun and Earth’s surface, dust particles can both cool and warm the planet. Dust can, for instance, reflect heat from the Sun back into space. Or, it can absorb and hold onto heat radiating off of Earth itself. The effects also vary based on region: Dust over reflective deserts, ice, and snow increases warming, whereas dust over oceans and dark forests leads to cooling.

The direction and magnitude of dust’s impact on global temperature further depends on factors like particle size, the wavelength of the radiation involved, and the landcover beneath the atmospheric dust. Dust can also chemically react with water and other compounds in the atmosphere to shift heat around, and dust particles can change cloud cycles. Finally, dust that eventually settles into water carries nutrients with it, and so can increase phytoplankton productivity and boost the amount of carbon dioxide our oceans absorb—indirectly affecting climate change.

TL;DR: It’s difficult to figure out exactly how and by how much atmospheric dust is really shifting global temperature. To get to their final estimate, Kok and crew calculated the heat effects of 12 different dust-related parameters—some in which dust increased warming and some in which it contributed to cooling— and added them all together. They found the net energy flux was somewhere between “substantial cooling” (-0.7 +/- 0.18 Watts per square meter) and “slight warming” (+0.3 Watts per square meter), with a median of -0.2 W/square meter. Hence, a calculated maximum cooling effect of about 8%.

Past research has documented how particle and aerosol La contaminación puede provocar un enfriamiento global. Por ejemplo, las temperaturas más frías son un efecto secundario conocido de Algunas erupciones volcánicasy todo un subconjunto de Bisagras de geoingeniería sobre este concepto. Pero la revisión del martes es nueva por su enfoque en el polvo natural.

Su modelo no es perfecto y los investigadores notan que hay mucha incertidumbre en sus cálculos, en gran parte porque fueron de los primeros científicos en intentar tales estimaciones. «Esta es la primera revisión de este tipo que realmente reúne todos estos aspectos diferentes», dijo Gisela Winkler, científica climática de la Universidad de Columbia que no formó parte de la nueva investigación. le dijo al guardián. Pero a pesar de toda esta incertidumbre, el estudio dice: «Es más probable que el polvo enfríe el clima que lo caliente», malas noticias para nuestra comprensión del cambio climático.

«Durante mucho tiempo hemos predicho que nos dirigimos a un mal lugar en lo que respecta al aumento del calentamiento global», dijo Cook a The Guardian. «Lo que muestra esta investigación es que, hasta ahora, hemos tenido frenos de emergencia».

Un amortiguador de temperatura accidental puede no permanecer en su lugar para siempre. Aunque las concentraciones de polvo atmosférico han aumentado desde la era preindustrial, alcanzaron su punto máximo en la década de 1980 y han disminuido desde entonces. Si esta disminución continúa o se intensifica, el calentamiento podría alcanzarnos aún más rápidamente, una perspectiva preocupante en el futuro. Ya rompió el récordrealidad caliente.

READ  Encuesta: el 71% de las personas no vacunadas dice que las dosis de refuerzo significan que las vacunas no funcionan