mayo 22, 2022

Blog de Habeas Data

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Seleccione los temas sobre los que desea saber más

El género roguelike resiste el paso del tiempo a base de videojuegos desafiantes

 

El placer del reto inagotable. Este es el eje sobre el que se construye toda la dinámica de los videojuegos de tipo roguelike. Se trata de un género cuyo origen data de los primeros años ochenta y que llegó de la mano de Rogue, el título ambientado en una narrativa de mazmorras y fantasía cuya estructura fue creada en ASCII y bajo un apartado gráfico que, formado a base de sprites, le dio a las animaciones ese matiz visual tan característico. Al calor de estas coordenadas iniciales, el género cuenta a su vez con otros elementos que lo definen de una manera muy particular, como puede verse en las tramas, en el sentido procedural de las partidas o en el concepto de muerte permanente.

La temática de los roguelike se desarrolla sobre todo en escenarios especialmente influenciados por los juegos de rol, donde se muestran lugares llenos de pasadizos, calabozos, salas enigmáticas y personajes legendarios. Estos últimos estarán dotados de armas, hechizos y demás habilidades para poder hacer frente a los peligros que se vayan sucediendo a lo largo de la aventura. Para llegar al objetivo final, que suele ser la obtención de algún tesoro extraordinario, habrá que luchar antes con monstruos de todo tipo.

Por lo que respecta al carácter procedural del género, este se encarga de hacer que ninguna partida sea igual a otra, empleando para ello un sistema de aleatoriedad computacional que varía los elementos del juego (personajes, armas, trampas, mapas, etcétera.)  en cada inicio de sesión, tanto cuantitativa como cualitativamente. De esta forma, el jugador afrontará los cambios con el valor añadido de la incertidumbre, viviendo en todo momento un aire de renovación que augura horas y horas de entretenimiento.

READ  El último candelabro romano que quedaba fue reconstruido por arqueólogos españoles

Todo esto es gracias a la denominada tecnología RNG (Random number generator), cuyo cometido no es otro que el de generar números aleatorios constantemente, lo que llevado al funcionamiento de un videojuego se traduce, como decimos, en partidas únicas, siempre diferentes. Se trata de un componente imprescindible a la hora de sostener la jugabilidad y reforzar las mecánicas de cada juego. La eficacia de la herramienta RNG es a día de hoy incuestionable, como así lo demuestra el hecho de que las grandes webs dedicadas al comercio electrónico y las plataformas de juegos de azar hagan uso de ella. En el primero de los casos, se utiliza para que las pasarelas de pago puedan generar claves aleatorias indescifrables que sirvan para proteger los datos personales de los compradores ante la piratería informática. También los casinos online incorporan el sistema random number generator en cada uno de los juegos en los que el factor suerte es la pieza fundamental, y es que esto les permite crear sesiones desprovistas de patrones predecibles en modalidades como la ruleta, las máquinas tragaperras, el bingo o el póker. De hecho, gracias a esto, las tragamonedas son capaces de crear siempre en sus tambores combinaciones imposibles de pronosticar, por lo que, además de fijar el punto de incertidumbre clave en estos juegos, se elimina toda opción de que estos puedan ser manipulados. Adrenalina y seguridad son las constantes en una industria que cuida al máximo cada uno de estos detalles.

El tercer elemento definitorio de los roguelike es la idea de muerte permanente que condiciona las partidas. Cuando el jugador muere, el progreso acumulado por este hasta ese momento desaparece, no queda almacenado en ningún sitio. Es por ello por lo que cada sesión se convierte en una aventura en la que la amenaza de volver a empezar de cero se consolida como una experiencia estimulante. Los gráficos tenebrosos y una gama de colores en la que reina la saturación se encargan del resto.

READ  Norton Healthcare lanza la primera capacitación médica con personal 100% hispanohablante

La nutrida historia de los roguelike permite trazar un extenso listado de videojuegos que han sabido marcar la diferencia dentro del género. Pero si atendemos al podio de los mejores y elaboramos una pequeña selección a base de títulos imperdibles, no pueden faltar ni Spelunky 2, ni Hades, ni The Binding of Isaac.

El primero de ellos llegó en 2020 con la intención de completar el clásico desarrollado por Derek Yu hace ya más de una década. Su carácter independiente y su estructura plagada de escenarios míticos en dos dimensiones han servido para que la trama se ajuste perfectamente al género. Ana, la protagonista de la aventura, deberá recorrer todo un camino lleno de peligros si quiere llegar hasta la luna, que es donde se encuentran sus padres. El desafío está garantizado.

También Hades es otro de los juegos destacados. Con un par de años de vida, centra su ambientación en escenarios propios de la Grecia clásica, donde el jugador tendrá que escapar del inframundo para ascender hasta el monte Olimpo, fiel representación del éxito. Con la mitología como hilo conductor, habrá que luchar contra monstruos espeluznantes y mantenerse a salvo de los imprevistos de un viaje aterrador. Cabe destacar que fue galardonado como el mejor juego independiente del año.

Por último, nos topamos con The Binding of Isaac, el indie desarrollado por Edmun McMillen que aterrizó en Steam en 2011. Su propuesta es clara: proporcionar un nivel de dificultad altísimo, teniendo siempre como inspiración el mundo fabuloso de Legend of Zelda.