septiembre 29, 2022

Blog de Habeas Data

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Seleccione los temas sobre los que desea saber más

Las muertes de Mar una corrida de toros española

MADRID (AP) — Las carreras de toros pueden ser un espectáculo adorado por lugareños y visitantes en miles de festivales de verano en toda España, pero la horrible cifra de ocho muertos de este año ha generado muchas críticas a la práctica por parte de políticos y defensores del bienestar animal.

Los gritos de emoción llenos de miedo mientras los toros deambulan por las calles de muchos pueblos españoles durante las fiestas populares de verano contrastan con la cantidad de personas que han muerto tras ser saqueadas este año.

No hubo muertos ni heridos en Atanzon cuando los juerguistas corrieron a pie oa caballo recientemente con el furioso animal. Pero la semana pasada en Albardo, a menos de una hora en auto, un hombre de 60 años recibió un cabezazo fatal.

Una semana antes, una mujer francesa de 73 años que montaba toros con regularidad murió en la ciudad oriental de Benyarbeg después de ser corneada en el pecho. Seis hombres en otros festivales de Valencia resultaron heridos de muerte y más de 380 participantes resultaron heridos. La temporada no termina hasta noviembre.

A pesar de la preocupación, las autoridades parecen no saber qué medidas de seguridad adicionales pueden tomar.

«Algunas personas han perdido el miedo al toro», dijo el jefe regional de emergencias, José María Ángel. Se insta a los juerguistas a estar más atentos: la recomendación clave para salir de la reunión de revisión de seguridad.

La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Aitana Maas, dejó la puerta abierta para debatir sobre la prohibición de este tipo de fiestas, diciendo que la legislación actual es «insuficiente».

Solo unos pocos pueblos cancelaron tales festivales. Es Tavernes de la Valldigna quien lo tiene, y lo ve como una cuestión de mantenerse al día con la política de defensa del bienestar animal.

“Espero que nuestra decisión genere más controversia en las calles y conduzca al fin de esta tradición”, dijo el alcalde Serge González a Associated Press, aunque reconoció las profundas raíces culturales de la tradición.

READ  El Festival Coral de Boxgrove presenta un programa repleto

Si bien el debate público en España se ha centrado en gran medida en la pérdida de vidas humanas, los activistas piden una prohibición total de los eventos en los que se utilizan animales como entretenimiento.

Los grupos de bienestar animal se oponen particularmente a los eventos que dicen que son más crueles con los animales, como cuando se encienden bolas de algodón en los cuernos de toro o cuando el animal es forzado al mar y luego devuelto a la costa.

Conocidos en el dialecto valenciano como «boss carrers» o «toros» en la calle, los eventos consisten en la liberación de toros o terneros por las calles hacia las multitudes que esperan que intentan provocarlos para que los embarquen.

Alejandro Cano, jefe de defensa de las asociaciones Boss Carrier, no ve motivo de preocupación y le dice a AP que las víctimas son «parte del festival».

Algunos toros son toreados y matados por gladiadores, pero la mayoría regresa a sus granjas.

Según el Ministerio de Cultura, el año pasado se realizaron unas 2.700 funciones de este tipo. La cantidad se ha reducido en comparación con la temporada regular como resultado de algunas restricciones epidemiológicas que aún están vigentes. En 2019 fueron 17 000. Este año se espera que se celebren unas 9 000 hasta finales de noviembre.

El encierro de San Fermín en Pamplona, ​​inmortalizado por el premio Nobel de literatura y novelista Ernest Hemingway, es el evento principal pero no ha habido una muerte allí en 13 años. Las medidas de seguridad, la inversión general y la profesionalidad de los corredores no tienen comparación en ningún otro festival español más pequeño.

Atanzón seguirá celebrando a su patrón, San Agustín, de la misma forma que lo hace Pamplona, ​​rezando al santo para que otro verano no muera nadie de toros.

Un toro persigue a los juerguistas durante la celebración del festival de toros en el pueblo de Atanzón, en el centro de España, el lunes 29 de agosto de 2022. La muerte de ocho personas y las lesiones de cientos más después de toros o terneros corneados ha puesto a España en una gran camino. Los populares festivales de verano de la ciudad están bajo el escrutinio de políticos y grupos defensores de los derechos de los animales. No hubo muertos ni heridos en Atanzun. (Foto AP/Bernat Armangue)
Foto Un juerguista tienta a un toro durante el encierro de un festival de toros en el pueblo de Atanzón, en el centro de España, el lunes 29 de agosto de 2022. La muerte de ocho personas y las lesiones de cientos más después de ser saqueadas por toros o terneros ha puesto a España estado de cosas en su lugar. Los festivales de verano que son muy populares en la ciudad están bajo el escrutinio de políticos y grupos de derechos de los animales. No hubo muertos ni heridos en Atanzun. (Foto AP/Bernat Armangue)
Foto Toros domesticados conducen un toro durante la operación de un festival de toros en el pueblo de Atanzón, en el centro de España, el lunes 29 de agosto de 2022. Ocho personas murieron y cientos más resultaron heridas luego de ser corneados por toros o terneros en España. Los festivales de verano que son muy populares en la ciudad están bajo el escrutinio de políticos y grupos de derechos de los animales. No hubo muertos ni heridos en Atanzun. (Foto AP/Bernat Armangue)
Foto Los juerguistas se paran en barricadas de madera para ver el festival de los toros en el pueblo de Atanzón, en el centro de España, el lunes 29 de agosto de 2022. Ocho personas murieron y cientos más resultaron heridas después de que toros o terneros corneados hicieron que España fuera muy popular en los festivales de verano de la ciudad. bajo el escrutinio de políticos y grupos de derechos de los animales. No hubo muertos ni heridos en Atanzun. (Foto AP/Bernat Armangue)
Foto Un toro dispara durante la operación de un festival de toros en el pueblo de Atanzón, en el centro de España, el lunes 29 de agosto de 2022. La muerte de ocho personas y las heridas de cientos más después de ser corneados por toros o terneros ha hecho que España sea muy popular los festivales de verano en las ciudades son objeto de escrutinio por parte de políticos y grupos defensores de los derechos de los animales. No hubo muertos ni heridos en Atanzun. (Foto AP/Bernat Armangue)
Foto Un toro persigue a un juerguista durante el festival de toros en el pueblo de Atanzón, en el centro de España, el lunes 29 de agosto de 2022. La muerte de ocho personas y las lesiones de cientos más después de ser saqueadas por toros o terneros ha diferenciado a España . Los festivales de verano que son muy populares en la ciudad están bajo el escrutinio de políticos y grupos de derechos de los animales. No hubo muertos ni heridos en Atanzun. (Foto AP/Bernat Armangue)
Foto Un toro persigue a los juerguistas durante la operación de un festival de toros en el pueblo de Atanzón, en el centro de España, el lunes 29 de agosto de 2022. La muerte de ocho personas y las lesiones de cientos más tras embestir a toros o terneros ha dejado a España en mal estado. . Los populares festivales de verano de la ciudad están bajo el escrutinio de políticos y grupos defensores de los derechos de los animales. No hubo muertos ni heridos en Atanzun. (Foto AP/Bernat Armangue)