mayo 21, 2022

Blog de Habeas Data

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Seleccione los temas sobre los que desea saber más

Los 27 Mártires dominicos de la Guerra Civil Española tomarán posesión en junio Registro Católico Nacional

Aunque fue aprobado por el Papa Francisco en diciembre de 2019, se pospuso debido a una infección por coronavirus.

El 18 de junio, la Catedral de Sevilla marcará la 27ª Guerra Marcial de los Mártires Dominicos en la Guerra Civil Española.

Aunque fue aprobado por el Papa Francisco en diciembre de 2019, se pospuso debido a una infección por coronavirus.

La Guerra Civil española duró de 1936 a 1939 entre las Fuerzas Nacionalistas dirigidas por Francisco Franco y el Partido Republicano. Durante la guerra, los republicanos sacrificaron a miles de clérigos, religiosos y laicos; De estos, 11 han sido canonizados y más de 2000 han sido canonizados.

Los 27 mártires están en tres grupos: Angelo Marina Alvarez y 19 compañeros; Giovanni Aguilar Donis y cinco compañeros; e Isabel Sánchez Romero.

Ángelo Marina Álvarez y sus compañeros Los monjes del Convento de la Asunción de Almagro, fueron expulsados ​​del convento y colocados en una casa. Entre julio y agosto de 1936 fueron martirizados en Almagro y localidades cercanas. Sus restos serán trasladados a Sevilla, donde serán venerados en la Iglesia de Santo Tomás.

Giovanni Aguilar Donis y sus compañeros Mártires dominicos de Almería en 1936. Uno de ellos, Fructoso Pérez Márquez, era un hombre común y periodista terciario dominicano.

Isabel Sánchez RomeroConocida religiosamente como Ascensión de San José, hermana del Monasterio Madre de Dios de Hoscar, fue martirizada el 16 de febrero de 1937, a la edad de 76 años.

La línea de predicadores cuenta actualmente con unos 300 miembros machistas, a los que se sumarán estos 27 mártires y, según un comunicado, «ejemplares de vida de los católicos, símbolos de amor, perdón y paz».

READ  Resumen de transferencia de la ISL: el FC Goa ficha al delantero español Iram Cabrera

Bendecido por el cardenal Marcello Semero, cabeza de la iglesia por la causa de los santos; el arzobispo José Ángel Talla Menezes de Sevilla; y el Padre dominico Gerard Demoner, Maestro General de la Orden de Predicadores.