octubre 25, 2021

Blog de Habeas Data

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Seleccione los temas sobre los que desea saber más

Los canadienses se encuentran entre los peores emisores de carbono. Esto es lo que podemos hacer al respecto

Un nuevo informe de un grupo de expertos con sede en Berlín muestra que Canadá va a la zaga de otros países ricos en lo que respecta a reducir las emisiones de carbono y describe los pasos concretos que las personas, los gobiernos y las empresas pueden tomar para ayudar al mundo a limitar el calentamiento a un objetivo de 1,5 ° C. definido por el Acuerdo de París.

el informe, Estilos de vida de 1,5 grados: hacia un espacio de consumo equitativo para todos, elaborado por Hot or Cool Institute, compara 10 países seleccionados para representar un rango de niveles de ingresos: Canadá, Finlandia, Reino Unido, Japón, China, Turquía, Sudáfrica, Brasil, India e Indonesia.

Entre los países estudiados, Canadá tuvo el peor récord per cápita hasta la fecha.

(Australia y Estados Unidos, que También se encuentra entre las emisiones per cápita más altas del mundo.no incluido en el informe.)

El análisis comparó el promedio de emisiones de carbono per cápita de las personas en cada uno de esos países, una medida que los autores denominaron “huella de carbono promedio en el estilo de vida”. El informe se centra en áreas clave en las que los cambios tangibles en el estilo de vida pueden marcar una gran diferencia, incluida la comida, la vivienda y el transporte personal.

La persona promedio en Canadá produce el equivalente a 14,2 toneladas de dióxido de carbono a partir de 2019, según los hallazgos. En comparación, la huella per cápita media de Finlandia es de 9,7 toneladas y en el Reino Unido de 8,5 toneladas.

“Creo que la atmósfera en Canadá nos brinda una oportunidad real de exigir un cambio”, dijo el autor principal Louis Akinje, quien también es director gerente del Instituto Haute-au-Cole.

READ  Corona Virus: lo que está sucediendo en Canadá y en todo el mundo el sábado

Akinci dijo que la idea era vincular los objetivos del Acuerdo de París con cambios tangibles en el estilo de vida que podrían marcar la diferencia, dado El informe “Code Red” de este año Del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC).


“No solo el individuo”: la necesidad de una mejor infraestructura

Si Canadá va a desempeñar su papel, dijo, deberá reducir las emisiones de carbono per cápita en un 82 por ciento en la próxima década y en un 95 por ciento para 2050.

Comer carne, usar automóviles con combustibles fósiles, volar y vivir en casas grandes con alto consumo de energía se destacan en el informe como opciones de estilo de vida que contribuyen a una mayor huella de carbono.

“No existe un estilo de vida global sostenible”, afirma el informe. “Si uno tuviera que usar un automóvil, un automóvil eléctrico tendría sentido en Islandia, donde el 100 por ciento de la electricidad proviene de energías renovables, pero no en India, donde la electricidad se genera principalmente a partir del carbón”.

Si bien las reducciones requeridas pueden parecer drásticas, son posibles según Madhur Anand, profesor de la Facultad de Ciencias Ambientales de la Universidad de Guelph y director del Instituto Guelph de Investigación Ambiental.

“Podemos progresar muy rápido”, dijo Anand. “Lo miraría desde esa perspectiva, en lugar de pensar que es un problema demasiado grande para ser resuelto”.

Muchos países europeos, como Alemania y el Reino Unido, comenzaron a invertir en tecnología para reducir las emisiones de carbono mucho antes que Canadá, pero los expertos dicen que todavía hay tiempo para ponerse al día.

READ  Terremoto en Pakistán mató al menos a 11 personas e hirió a más de 200

“No es solo el individuo quien debe cambiar”, dijo Akinci. “Se deben implementar políticas y las empresas deben comprometerse con productos viables y sostenibles”.

“No se puede tener ciudadanos simplemente tomando medidas y el gobierno esperando que los ciudadanos cambien sus estilos de vida. Canadá no tiene ese lujo”.

Una imagen que muestra a los pasajeros atrapados en un atasco en Laval, Kew. Si bien los ciudadanos pueden reducir su huella de carbono comprando autos eléctricos o eligiendo andar en bicicleta, tren o autobús, los expertos dicen que el gobierno también debe brindar opciones de transporte público confiables y eficientes para todos. (Stephan Gregoire / Radio Canadá)

Menos coches de combustibles fósiles, menos carne

El concepto detrás del informe 1.5 ° Lifestyles era tomar el objetivo de limitar el calentamiento a 1.5 ° por encima de los niveles preindustriales, basándose en el modelo del IPCC, y crear una huella de carbono objetivo que sea justa para las personas: la misma huella sin importar dónde ellos viven El hombre en el mundo, sean ricos o pobres.

La cifra a capturar es de 0,7 toneladas de dióxido de carbono per cápita por año para 2050, según los hallazgos del informe. Para estar en camino de alcanzar esta marca, el promedio debe ser de 2.5 toneladas por persona para 2030.

Prevenir el calentamiento global desenfrenado y los eventos climáticos extremos que se esperan en El último modelo del IPCC Requerirá cambiar la forma en que nos movemos, cómo se calientan y enfrían nuestras casas, y qué comemos, según una investigación en Berlín.

Gran parte de la responsabilidad recae en países como Canadá, donde el informe encontró que las emisiones de consumo per cápita son seis veces más altas que las de India, que promedia 2.2 toneladas per cápita por año.

Se ha descubierto que el amor de los canadienses por la carne y los lácteos contribuye significativamente a su huella de carbono, en parte debido a la popularidad del queso y la carne de res, que son alimentos densos en carbono.

Mantener las casas con calefacción es otro factor importante. Si bien los canadienses no pueden evitar tener inviernos largos y fríos, su dependencia del gas natural como fuente de energía combinada con grandes espacios habitables hace que las huellas de la casa sean aún mayores, según el informe.

En comparación, en un país de ingresos medios bajos como India, los espacios habitables son más pequeños y una gran parte de la población vive en la pobreza; Como resultado, la demanda total de energía es muy baja por persona debido a las condiciones básicas de vida y un clima más cálido. Esto, combinado con la popularidad de la dieta basada en plantas, mantiene la huella de carbono relativamente baja, ya que la mayoría de los alimentos consumidos son de origen vegetal y de bajo impacto.

Anand recientemente publicó un artículo Sobre cómo la injusticia global puede exacerbar el cambio climático debido al conflicto.

“Sabemos que hay un gran problema con la desigualdad en términos de cambio climático, tanto en términos de emisiones como en términos de impactos”, dijo.

“Necesitamos que los países ricos ayuden a los países pobres. No hay otra forma de evitar eso”.

Incluso en comparación con los países más ricos, Canadá tiene mucho más trabajo por hacer.

Tomemos a Japón, por ejemplo, donde las personas lejanas dependen menos de los automóviles gracias a los sistemas de transporte público confiables y eficientes.

Para el japonés medio, el transporte aporta 1.970 kg de CO2 a su huella de carbono. Para el canadiense promedio, es más del doble, con 5,000 kg de CO2.

“De lejos, el mayor ahorro que los canadienses pueden hacer en términos de cambios es la transición del uso de automóviles privados a sistemas de movilidad compartida”, dijo Akinci.

“El gobierno debe asegurarse de eso”, agregó. [shared transit] Opciones disponibles … son efectivas [and] Son regulares para que la gente pueda contar con ellos para ir a trabajar o visitar a la familia, y están limpios y seguros “.

Según el informe Lifestyles Score 1.5, la carne y los productos lácteos contribuyen de manera importante a la huella, especialmente en países de ingresos altos, como Canadá. (CBC Lifestyles / 1.5 grados: Hacia un espacio de consumo equitativo para todos)

La dieta es otro factor, y si los canadienses quieren reducir sus huellas, el informe sugiere comer menos carne. Los productos cárnicos representan el 61 por ciento de la huella de carbono de los alimentos canadiense promedio de 2270 kg de CO2 por año.

Tom Gunton, director fundador de recursos y planificación ambiental de la Universidad Simon Fraser, dijo que cree que hay un impulso en Canadá para el cambio.

“Todo es posible”, dijo. “Sólo tenemos que arremangarnos y empezar”.

“La mala noticia es que tenemos un historial muy pobre en Canadá. Tenemos emisiones muy altas en comparación con cualquiera de los países ricos del mundo. La buena noticia es que ya estamos comenzando a desarrollar planes para lograr estas reducciones”.

Trabajo por hacer, dice el gobierno

Canadá se ha comprometido a reducir las emisiones entre un 40 y un 45 por ciento para 2030 y pasar a cero emisiones netas para 2050.

Lo que falta, dijo Gunton, es un plan que defina con precisión cómo alcanzar esos objetivos, especialmente en un momento en que el sector energético sigue dependiendo del petróleo y el gas.

“Nos estamos moviendo en la dirección opuesta y esta es probablemente la mayor brecha que tenemos en este momento. Necesitamos eliminar todos los subsidios en el sector del petróleo y el gas y usar este dinero para invertir en energías renovables o ayudar a la transición en este sector para los trabajadores”. “

A medida que se acerca la conferencia climática de las Naciones Unidas en Glasgow, Escocia, la oficina del Ministro canadiense de Medio Ambiente y Cambio Climático ha reconocido que hay trabajo por hacer.

La secretaria de prensa Joanna Sivasankaran dijo que si bien Canadá es responsable de menos del 2 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, es cierto que el país tiene una de las emisiones de gases per cápita más altas del mundo.

“El Gobierno de Canadá tiene un plan real y serio para abordar el cambio climático reduciendo la contaminación de todos los sectores de la economía y todas las regiones del país, incluidas medidas para reducir las emisiones del transporte, los hogares, los edificios y la agricultura”, dijo Sivasankaran.