mayo 28, 2022

Blog de Habeas Data

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Seleccione los temas sobre los que desea saber más

Un jubilado reconsideró los servicios de ventanilla a los bancos españoles

Publicado en:

Anovar de Torres (España) (AFP) – El servicio de mostrador limitado de su banco y sus problemas con los cajeros automáticos y las aplicaciones fueron negligentes, lo que obligó a un pensionista español a actuar, lo que pone de relieve el pánico que la revolución digital está causando en muchas personas mayores.

Para Carlos San Juan, de la ciudad portuaria oriental de Valencia, lo más destacado del cajero automático fue que el personal del banco «se negó a salir a ayudar» y no le permitió entrar porque no tenía cita.

Un urólogo jubilado de Valencia, fue a su casa y escribió una declaración, «Soy viejo, no un idiota», que fue firmada inicialmente en diciembre por unos 100 amigos y conocidos.

Esto condujo a una reconciliación, que pronto pasó al sitio en línea Change.org, donde obtuvo casi 650.000 firmas de apoyo y se presentó ante las autoridades.

Las tres principales asociaciones bancarias de España firmaron un memorando de entendimiento la semana pasada en presencia de la ministra de Economía, Nadia Calvino, prometiendo mejorar el servicio al cliente para las personas mayores.

La Asociación Española de Banca (AEB) ha anunciado que las sucursales bancarias «ampliarán su horario de atención en ventanilla», «darán prioridad a las personas mayores» y «sustituirán los cajeros automáticos, las aplicaciones bancarias y las páginas web por una interfaz y un lenguaje más sencillo». Signatarios.

Ten paciencia con nosotros

San Juan cree que la medida «va a acabar con la situación de los que todavía tienen libreta de ahorros y la de las personas mayores con problemas de movilidad que tienen que hacer cola con sillas de ruedas, andadores o bastones». cara a cara.

READ  Seguimiento de reconocimiento facial habilitado para 5G para pilotos de puertos españoles

“Tengo la enfermedad de Parkinson”, dice el simpático y hablador hombre de 78 años, que va al banco cuando la gente escasea porque necesita más tiempo.

Él dice que la gente de su edad necesita mostrar paciencia. «Podemos aprender algo hoy y olvidarlo en dos días».

Los mayores no se oponen del todo a la digitalización.

El presidente de la AEB, José María Roldán, estuvo de acuerdo.

Durante la ceremonia de firma, San Juan dijo durante la ceremonia de firma: «Les hemos dejado claro a todos que debemos cuidar a las personas que no pueden ir tan rápido y que siempre necesitan ayuda».

Desde la crisis financiera de 2008, el sector bancario español ha reducido a la mitad el número de sucursales a unas 20.000, recortando casi el 40 por ciento de su personal: las cifras del Banco Central Europeo muestran que hoy hay 172.000.

La gente está esperando su turno para abordar el autobús de la biblioteca que ofrece dinero en efectivo César Monso AFP

Tiene 402.000 empleados y una media de ocho empleados por sucursal, frente a una media de 12,5 en la vecina Francia, que tiene 32.000 sucursales.

‘Estado de desconfianza’

Algunos ya están probando soluciones imaginarias a los problemas.

A unos 30 kilómetros (18 millas) de la ciudad noroccidental de Salamanca, en un pequeño pueblo de unas 100 personas con una población de unos 100, un autobús biblioteca sale de la niebla y se detiene.

En noviembre, «Pipliopus» fue equipado con un cajero automático, lo que David Mingo, líder cultural de la provincia de Salamanca, describe como «un primer paso importante para resolver un problema mayor».

READ  Los medios españoles califican de 'terrible' la actuación del jugador de los Spurs en la derrota del Middlesbrough - Spurs web

Después de atender a seis personas, el autobús se traslada a Sandis, que tiene 300 habitantes, tres bares y una escuela.

Ante ‘Bibliobus’, Agustina Juan, de 79 años, confiesa frustrada que no sabe sacar dinero con tarjeta. De hecho, de los tres pueblos visitados por la AFP, solo una persona usó un cajero automático para sacar dinero.

«No sé cómo usar esto. ¿Sabes para qué tengo? Para pagar con tarjeta cuando voy al supermercado», se encogió de hombros.

Tratar de resolver el pago bancario incorrecto o cualquier otro problema es un gran problema.

“Tengo que viajar 40 kilómetros (a la sucursal) para ver qué pasó. O si llamas, es horrible: la línea siempre está ocupada, tienes que seguir llamando”, dice.

Alguien recoge dinero en un puesto de control instalado en un autobús de la biblioteca en Añover de Dorm
Alguien recoge dinero en un puesto de control instalado en un autobús de la biblioteca en Añover de Dorm César Monso AFP

A su lado, Raquel Vicente, de 76 años, dice que los ancianos han perdido sus fondos.

«Lo único que puedes hacer en la vejez es contar tu dinero, pero con sistemas como este, no puedes verlo, entonces vives en este estado desesperado», suspira.