septiembre 28, 2023

Blog de Habeas Data

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Seleccione los temas sobre los que desea saber más

De los clics a la compulsión: desentrañar el bucle del hábito en las redes sociales

De los clics a la compulsión: desentrañar el bucle del hábito en las redes sociales

resumen: El uso de las redes sociales pasa de ser una elección consciente a convertirse en un hábito automático, especialmente entre los usuarios frecuentes. El estudio revela que los «me gusta» y los comentarios son cada vez menos importantes para los usuarios habituales, que siguen publicando independientemente de la participación pública o las consecuencias.

Los cambios estructurales en plataformas como Facebook pueden ralentizar temporalmente estas pegatinas repetidas, pero se están adaptando rápidamente. Estos hallazgos plantean dudas sobre la eficacia de las intervenciones motivacionales para regular el contenido dañino o engañoso en línea.

Hechos clave:

  1. Los usuarios frecuentes y habituales de las redes sociales siguen publicando a un ritmo constante, incluso cuando cambia la cantidad de «me gusta» o comentarios que reciben.
  2. Los cambios estructurales iniciales en las plataformas de redes sociales pueden ralentizar el comportamiento típico de publicación, pero los usuarios habituales a menudo se adaptan rápidamente a las antiguas velocidades de publicación.
  3. Las intervenciones motivacionales son menos efectivas en los usuarios habituales, quienes parecen ser más resistentes a los cambios influenciados por comentarios sociales positivos o negativos.

fuente: Universidad del Sur de California

Las personas se unen a las redes sociales para mejorar su vida social, hacer nuevos amigos y construir una identidad en línea mientras se expresan. Sin embargo, a medida que se adentran más en estos ámbitos digitales, su comportamiento cambia.

Dar me gusta, compartir, compartir y retweets se ha convertido en la norma, oscureciendo las motivaciones originales que inicialmente los atrajeron a la plataforma. Lo que antes era una elección consciente se convierte en una acción impulsiva casi automática.

Estos son los hallazgos de un nuevo estudio realizado por investigadores de la Facultad de Letras, Artes y Ciencias Dornsife de la USC.

Aunque los expertos en salud pública expresan preocupación por el impacto negativo en la salud mental y el bienestar general, particularmente entre los usuarios jóvenes, una gran mayoría de los estadounidenses (el 70%, según una investigación del Pew Research Center) todavía se sienten atraídos por sus aplicaciones a diario, y algunos incluso cada hora. .

Los psicólogos Wendy Wood e Ian Anderson de la Universidad del Sur de California en Dornsife compararon las tasas de publicación de usuarios frecuentes y habituales con las de usuarios poco frecuentes y ocasionales. Querían ver si las tasas de esos grupos diferían en respuesta a la retroalimentación que recibían de otros.

La investigación fue publicada en línea a principios de este año en La ciencia de la motivación..

Sobre la base del trabajo anterior, los investigadores realizaron tres estudios consecutivos que se centraron en el comportamiento de publicación en Instagram y Facebook. Encontraron evidencia de que los usuarios desarrollan hábitos de publicación que difieren según la frecuencia con la que usan las dos aplicaciones.

READ  SpaceX ve una mayor demanda de misiones especiales Crew Dragon - Spaceflight Now

Los estudios han destacado cómo el hábito de publicar diariamente puede volverse insidioso con el tiempo, pasando de publicar con un objetivo en mente a publicar automáticamente sin pensarlo mucho. Y este comportamiento puede generar un deseo interminable de compartir contenido en estas plataformas.

Utilizando métricas de Facebook y comparando usuarios habituales con usuarios raros o nuevos, los investigadores investigaron si las recompensas sociales motivan a ambos tipos de usuarios de la misma manera.

Anderson dijo que él y Wood también analizaron si las publicaciones espontáneas, habituales o repetitivas en Facebook o Instagram ocurren cuando el estímulo social es limitado o ausente. En otras palabras, ¿estos usuarios habituales publican independientemente de si reciben me gusta o comentarios en sus publicaciones o simplemente publican por costumbre?

Las recompensas sociales solo funcionan para algunos

Los investigadores descubrieron que los me gusta, los comentarios y las acciones compartidas tenían menos efecto en la motivación de los usuarios habituales para publicar en comparación con los usuarios no frecuentes y los nuevos usuarios.

En un estudio preliminar que utilizó datos de usuarios de Instagram recopilados de un estudio realizado por Emilio Ferrara de la Facultad de Ingeniería de la USC, Woods y Anderson descubrieron que, como se esperaba, las recompensas sociales en forma de me gusta en realidad motivaban a los usuarios a compartir con más frecuencia y más rápido. Cuantos más Me gusta reciba un usuario, más veces publicará. Menos Me gusta resultaron en una tasa de publicación más lenta.

Sin embargo, al profundizar un poco más, los investigadores llegaron a un hallazgo interesante: las recompensas sociales, como los «me gusta», aumentaron la participación principalmente entre los usuarios nuevos o no recurrentes. Por el contrario, los usuarios habituales continuaron publicando a su ritmo habitual independientemente de los comentarios que recibieron de los demás.

Woods y Anderson realizaron un segundo estudio para probar más esta teoría, examinando más de 1.900 publicaciones de Facebook.

Descubrieron que los comentarios positivos estimulaban una participación mayor y más rápida sólo entre los usuarios nuevos y poco frecuentes, pero no entre los usuarios frecuentes. Resultados duplicados de Instagram, Los usuarios habituales de Facebook siguieron publicando rápidamente independientemente de si recibieron una calificación positiva o negativa.

A los usuarios habituales no les importa lo que pienses

Los resultados confirmaron lo que Woods y Anderson sospechaban: con suficiente repetición, los usuarios forman hábitos o asociaciones mentales asociadas con señales contextuales específicas. Las señales de contexto incluyen factores como la ubicación, la hora en que usan la aplicación o reciben notificaciones.

Por ejemplo, un usuario que usa la aplicación con frecuencia mientras está acostado en la cama, sentado en el sofá o en un momento particular del día comenzará a asociar el uso de la aplicación con esas situaciones específicas. Una vez que se forman estos hábitos, los usuarios responden rápida y automáticamente cada vez que encuentran estas señales contextuales, con una mínima deliberación.

READ  Reglas menos restrictivas de 'carga biológica' simplificarán las misiones a Marte

En este segundo estudio, los investigadores también encuestaron a los participantes y descubrieron que aquellos con hábitos realmente fuertes, aunque decían que les importaban las recompensas sociales y la retroalimentación de los demás, su comportamiento contaba una historia diferente. Estos usuarios publican aproximadamente al mismo ritmo, independientemente de cuántos Me gusta obtengan. Anderson dijo que esto podría tener consecuencias negativas.

«No sólo ignoran los «me gusta», sino que también ignoran las consecuencias de publicar, y así es como la información errónea comienza a difundirse», dijo.

El estudio indica que las intervenciones motivacionales no afectarán de la misma manera a los usuarios habituales y no habituales. Simplemente decirle a la gente que no comparta ciertos tipos de contenido que puede ser dañino, peligroso o falso no será efectivo para los usuarios típicos, incluso si es útil para los usuarios no acostumbrados.

Los cambios estructurales en el sitio pueden funcionar

Para probar aún más la hipótesis de que los usuarios habituales no están motivados por comentarios positivos o advertencias sobre no publicar información dañina o engañosa, los investigadores examinaron si un cambio estructural en la plataforma de redes sociales alteraría las tasas de publicación de estos usuarios.

En 2007, Facebook rediseñó su plataforma para aumentar la participación, lanzando una barra de actualización de estado y colocando el contenido de los amigos de un usuario en la parte superior de sus noticias.

Inicialmente, el cambio ralentizó las respuestas automáticas a etiquetas muy frecuentes. Pero para unos pocos usuarios, el cambio estructural logró lo que se pretendía: aumentar el compromiso con los demás y acelerar la tasa de publicación después de recibir comentarios positivos.

El estudio demostró que el diseño de las plataformas sociales puede tener un mejor efecto en las tasas de publicación habituales de los carteles ralentizándolos por un momento.

Sin embargo, con el tiempo, estos usuarios recuperaron su velocidad de publicación, lo que indica que volvieron a entrenar su comportamiento de publicación habitual para adaptarse al nuevo diseño de la plataforma.

Anderson concluyó que si las empresas de redes sociales se toman en serio la tarea de abordar cuestiones como la desinformación, el discurso de odio y la salud mental de los adolescentes, también deben cambiar la estructura de sus plataformas para influir en los usuarios habituales.

«Las intervenciones que funcionan para un tipo de usuario no funcionan para el otro. Tiene que haber algo estructuralmente disruptivo en estos sitios de redes sociales para cambiar el comportamiento de los usuarios habituales.

READ  SpaceX pone en órbita 51 satélites Starlink y una locomotora espacial

Dijo que si Facebook e Instagram quisieran cambiar el comportamiento en otra dirección, tendrían que cambiar las estructuras para lograr que los usuarios publicaran contenido preciso. Y no sucedió en la medida necesaria para romper con los malos hábitos de los usuarios habituales.

Sobre el estudio

Este estudio fue financiado por subvenciones del Departamento de Psicología de la Universidad del Sur de California.

Acerca de las noticias de investigación en psicología y las redes sociales.

autor: Eliana Wachel
fuente: Universidad del Sur de California
comunicación: Eliana Wachell – Universidad del Sur de California
imagen: Imagen acreditada a Neuroscience News.

Búsqueda original: acceso abierto.
«La influencia de motivos sociales limitados en el comportamiento habitual: pruebas de participación en las redes socialesEscrito por Anderson, IA et al. La ciencia de la motivación.


un resumen

La influencia de motivos sociales limitados en el comportamiento habitual: pruebas de participación en las redes sociales

Se alimenta automáticamente de contextos. Experimentamos este papel alterado de la motivación a través de la participación en las redes sociales. Específicamente, evaluamos cómo las tasas de publicación de los usuarios habituales y atípicos de las redes sociales variaban con las recompensas sociales por las reacciones y comentarios de otros y con un cambio en el diseño de la plataforma en 2007 que aumentó la prominencia de las publicaciones propias y de los demás.

En un estudio preliminar con Instagram usuarios y en el control de los estudios 1 Facebook Los carteles no comunes después de la publicación aumentaron la participación después de recibir recompensas sociales por una publicación anterior, mientras que los carteles habituales no se vieron afectados.

En el Estudio 2, el diseño de la plataforma se basó en pegatinas ocasionales de Facebook para aumentar la participación, pero los usuarios habituales no lo hicieron; En cambio, sus implementaciones se han visto interrumpidas por nuevas características de la plataforma.

Finalmente, sugiriendo que estos efectos de recompensa no se debían a una disminución en la motivación, los usuarios habituales informaron que se preocupaban por las reacciones de los demás y predijeron que aumentarían la participación después del cambio de plataforma.

Así, los usuarios habituales respondieron automáticamente por costumbre, mostrando insensibilidad a sus propios impulsos.