febrero 6, 2023

Blog de Habeas Data

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Seleccione los temas sobre los que desea saber más

El presidente del Gobierno español se centra en el papel internacional

Madrid (AFP) – El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, juró ayer como presidente del Grupo Socialista Internacional, un cargo potencialmente importante en el escenario mundial.

A un año de las elecciones generales en España, donde las encuestas de opinión sugieren que tendrá dificultades para ganar, Sánchez es el único líder de la Internacional Socialista (IS), un grupo paraguas de 132 partidos de centroizquierda en todo el mundo.

Telegenic, de 50 años, tomó el relevo del ex primer ministro griego George Papandreou al frente de la IS, que inicia ayer una reunión de tres días en Madrid.

«Aunque simbólica… la publicación es una forma (para Sánchez) de ganar credibilidad con los votantes al presentarse como influyente en el escenario mundial», dijo Pablo Simón, profesor de ciencias políticas en la Universidad Carlos III de Madrid.

«Pero puede haber planeado aprovechar esta red de contactos internacionales», agregó.

El ex primer ministro portugués Antonio Guterres dirigió la Internacional Socialista antes de pasar a dirigir la agencia de refugiados de las Naciones Unidas (ONU) en 2005 y luego convertirse en secretario general de la ONU en 2017.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. Foto: AP

«Todos los primeros ministros amantes de las relaciones exteriores están buscando un puesto internacional para asegurar su carrera posterior al gobierno», dijo Antonio Barroso, analista de inteligencia de Tenio.

Sánchez, a diferencia de su antecesor conservador Mariano Rajoy, ha priorizado los asuntos internacionales desde que llegó al poder en junio de 2018 y ha buscado aumentar la influencia de España en la Unión Europea (UE).

A los pocos días de asumir el cargo, Sánchez llegó a los titulares internacionales al aceptar migrantes del barco de rescate Aquarius rechazados por otros países europeos.

READ  Noticias de los Dodgers: LA Forever honra a la leyenda de la transmisión en español Jaime Zarin

Sánchez, el primer primer ministro español moderno en hablar inglés con fluidez, se desempeñó como Jefe de Gabinete del Alto Representante de la ONU para Bosnia durante el conflicto de Kosovo.

Ha fomentado el acercamiento con Francia y Alemania, lo que ha convertido a España en «uno de los motores de la política europea», dijo Simon, citando como ejemplo el liderazgo de Madrid en las conversaciones sobre la crisis energética alimentada por la guerra en Ucrania.

Sánchez presionó con éxito a su ministro de Asuntos Exteriores, Joseph Borrell, para que fuera nombrado jefe de política exterior de la UE en 2019.

«España tiene más peso en el debate de la UE que hace 10 años», dijo Barroso, y agregó que el presidente del Gobierno había aumentado la credibilidad de España con sus «socios europeos».

Más allá de la UE, Sánchez celebró una cumbre crucial de la OTAN en Madrid en junio, cuatro meses después de la invasión rusa de Ucrania, que según Simon se está «reuniendo» con América Latina, que se ha desplazado hacia la izquierda en los últimos años.

Sánchez visitó cuatro países latinoamericanos en agosto de 2018, su primer viaje oficial fuera de Europa, visto como un intento de subrayar la región como una prioridad de su política exterior.

Sánchez publicó una foto de él reuniéndose con el presidente alemán Olaf Schaals, el presidente francés Emmanuel Macron, el primer ministro británico Rishi Sunak y el presidente estadounidense Joe Biden durante la reciente cumbre del G20 en Indonesia.

La foto fue ampliamente objeto de burlas en las redes sociales, vista como un intento de pulir sus credenciales en asuntos internacionales. Pero Ignacio Molina, analista sénior del grupo de expertos del Real Instituto Elcano, cree que la prioridad de Sánchez es seguir siendo presidente del Gobierno después de las elecciones generales previstas para finales de 2023.

READ  En el debate sobre quién ganó hace 500 años, la propiedad española ve una oportunidad