abril 22, 2024

Blog de Habeas Data

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Seleccione los temas sobre los que desea saber más

¿Qué tan mal fue el regreso de Benítez al fútbol español?

¿Qué tan mal fue el regreso de Benítez al fútbol español?

Por Andy West

Se suponía que iba a ser un regreso a casa triunfante. El comienzo de algo especial tanto para el club como para el técnico.

En cambio, el regreso de Rafa Benítez al fútbol español al frente del Celta de Vigo ha sido, hasta ahora, una gran decepción.

El equipo del noroeste de España está atrapado en la zona de descenso con sólo una victoria en 13 partidos, y el futuro de Benítez es objeto de frecuentes especulaciones.

Este fin de semana viaja a Valencia, el club donde comenzó su brillante carrera como entrenador hace dos décadas al ganar dos títulos de La Liga en tres temporadas.

El contraste entre sus logros en Mestalla y la situación actual del Celta no podría ser mayor, y en estos momentos las esperanzas del técnico de 63 años de demostrar que todavía se le debe considerar un entrenador de primer nivel están resultando contraproducentes.

El Celta de Vigo ha pasado por una larga lista de entrenadores en los últimos años, todos ellos incapaces de transformar al equipo de eternos luchadores por el descenso a contendientes del fútbol europeo.

Este verano, el club gallego decidió subir la apuesta y poner su mirada en Benítez, quien trabajó por última vez en España con un breve período al frente del Real Madrid en 2015.

Al sentir que el Celta de Vigo estaba en una posición inferior a la de los clubes a los que estaba acostumbrado, Benítez logró convencer. Pero finalmente, con la ayuda de un salario más alto de lo habitual, el Celta lo convenció para aceptar un contrato de tres años.

El momento era importante, ya que el Celta de Vigo estaba en su temporada centenario y estrenó un nuevo estadio. Después de años de luchar contra el descenso (la temporada pasada necesitaban una victoria en la última jornada sobre el campeón Barcelona para mantenerse adelante), el club estaba decidido a alcanzar el siguiente nivel. Se necesitaba un entrenador de élite y experimentado, y Benítez era su hombre.

READ  Estados Unidos contra Honduras: transmisión en vivo, hora de inicio, canal de TV, cómo ver la clasificación para la Copa Mundial en inglés y español

Pero las grietas aparecieron inmediatamente. La aplastante derrota por 2-0 en casa ante Osasuna estuvo acompañada de incertidumbre sobre el futuro del jugador estrella Jabri Vega. El mediocampista finalmente fue vendido a finales de agosto al club saudí Al-Ahli, lo que dejó a Benítez sin tiempo suficiente para reinvertir adecuadamente.

Pronto llegaron más decepciones: las derrotas en casa por 1-0 ante el Real Madrid y el Mallorca fueron seguidas por un dolor de cabeza en el Barcelona, ​​​​cuando desperdiciaron una ventaja de 2-0 al encajar tres goles en ocho minutos.

Después de perder 2-1 ante el humilde Las Palmas, la creciente presión sobre los nervios de Benítez comenzó a manifestarse en el siguiente partido en casa, contra el Getafe.

Los visitantes jugaron la última hora con diez hombres tras la expulsión de Domingos Duarte, pero el Celta en apuros aún tuvo que empatar 2-2. Tras el pitido final, Benítez prefirió culpar a las cínicas e inteligentes tácticas de ‘gestión del partido’ del Getafe en lugar de a las deficiencias de su propio equipo, gritando al defensa visitante Damián Suárez: ‘Destruirás el fútbol así’.

Pero las cosas estaban a punto de empeorar. El Celta salió del parón internacional en octubre tras una derrota en casa por 3-0 ante el Atlético de Madrid, y Benítez se quejó de que la temprana tarjeta roja del portero Iván Villar por otra falta sobre Álvaro Morata fue el momento decisivo del partido.

El fin de semana siguiente estaba aún más enojado. Con el partido empatado sin goles ante el Girona, el centrocampista del Celta Luca de la Torre marcó un gol en la red, pero una revisión del VAR anuló el gol por una supuesta falta al portero Paulo Gazzaniga.

READ  Calendario semanal de Sporting KC: del 6 al 11 de marzo de 2023

“No entiendo nada”, se lamentó Benítez, cuyo humor se agrió cuando el Girona anotó el gol de la victoria en el tiempo de descuento. “No sé qué vieron, lo analizaremos para ver si la inspiración divina nos da una explicación.

Una semana después, el Celta volvió a enfadarse. El equipo empató en casa ante el Sevilla, 1-1, en el tiempo añadido, cuando el Celta ganó un penalti tras una falta de Jesús Navas sobre Tasos Dovikas. Posteriormente, la decisión fue revocada después de que una revisión del VAR concluyera que no hubo ningún acto delictivo.

El delantero estrella Iago Aspas explotó pateando la pantalla del VAR al margen. Benítez recurrió al sarcasmo y ofreció una idea para mejorar el VAR bromeando: «Tenemos que conseguir que un físico nos diga que la fuerza es igual a la masa multiplicada por la aceleración, y hemos descubierto cuánto tarda un futbolista profesional en caer». “.”

Esta mala tónica continuó en el último partido del Celta fuera de casa contra el Athletic de Bilbao antes del parón de selecciones. Los hombres de Benítez ganaban 1-0 y 2-1, pero Aspas falló un penalti y los locales consiguieron el 4-3 en el tiempo añadido tras, como habrás adivinado, un penalti otorgado tras la revisión del VAR.

La idea de que el Celta de Vigo es víctima de la mala suerte es útil para Benítez, pero sólo es cierta en parte.

No dejes de ganar 12 de 13 partidos por culpa de algunas malas decisiones arbitrales, la verdad es que el Celta ha estado mal durante la mayor parte de la temporada, sobre todo defensivamente.

READ  Lanzamiento de la plataforma sportanddev y recurso online sobre deporte para el desarrollo en español

Debido a faltas innecesarias y actuaciones individuales mediocres, las estadísticas sugieren que el Celta no está cerca del final por casualidad: tiene la cuarta tasa de posesión más baja de La Liga, la cuarta peor en términos de tasa de conversión de goles, y ha hecho menos tacleadas que cualquier otro equipo. . Otro equipo.

La preocupación específica es la tendencia del Celta a colapsar en las etapas finales. Han concedido 10 goles en los últimos 15 minutos, una falta de dureza que refleja mal la capacidad de Benítez para desarrollar un grupo resistente.

También hubo incertidumbre táctica. Comenzaron la temporada con cuatro hombres atrás, luego cambiaron a cinco hombres en la primera mitad del segundo partido de la temporada, en la Real Sociedad. Cuando ese enfoque condujo a una mejora, Benítez se mantuvo así por un tiempo… pero luego regresó a los cuatro últimos después de solo seis semanas.

Sin embargo, ha evitado despedirlo, y el Celta se muestra reacio a hacer un cambio rápido después de invertir tanto, tanto financiera como emocionalmente, en él. Es significativo que el hecho de que haya firmado un contrato de tres años con un salario relativamente alto significa que la bonificación será cara.

Los resultados deberían mejorar pronto y se cree que Benítez tiene hasta las vacaciones de Navidad para cambiar las cosas. No habría mejor lugar para comenzar este proceso que Valencia, escenario de sus mayores triunfos iniciales.