febrero 1, 2023

Blog de Habeas Data

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Seleccione los temas sobre los que desea saber más

La ironía de la apropiación ultraderechista española de Don Quijote como nacionalista cruzado

Se dice que Don Quijote y su fiel educador Sancho Panza iban montados en sus caballos en la oscuridad de la noche cuando oyeron ladrar a unos perros. Tratando de consolar a un temeroso Sancho, don Quijote dice el que puede ser el verso más citado que se le atribuye: «Que ladren los perros, Sancho, es señal de que vamos por buen camino».

Hoy en día, la frase se usa para expresar la idea de que si alguien te critica (ladra), es una señal de que estás en ascenso. Los perros ladran a la luna, ¿verdad?

Desafortunadamente, la cita no aparece en ninguna parte del miguel de cervantesLa famosa novela del siglo XVII. Don Quijote. Pero eso no impidió que apareciera en Internet. No hace mucho, por ejemplo, me encontré con la frase «perro ladrando» en unos memes motivacionales de Facebook que mostraban a Don Quijote como un caballero cruzado galopando sobre un caballo blanco de alabastro.

Cualquiera que haya leído la novela sabrá que el héroe de Cervantes es, ante todo, una parodia de caballero. La novela cuenta las aventuras de Alonso Quijano, un anciano larguirucho que enloquece por su excesivo gusto por la lectura de novelas caballerescas. Decidido a convertirse en un caballero rebelde, cambia su nombre por el de Don Quijote de la Mancha.

Vistiendo una armadura oxidada con un casco con parches de cartón, montando un viejo jaco (en su imaginación, un caballo caballero al que llama Rocinante), se lanza hacia adelante para corregir los errores del mundo. Su búsqueda inevitablemente resultará tan inútil como mover molinos de viento bajo la ilusión de que son gigantes. Don Quijote no es como un cruzado épico, es un personaje extraño y divertido.

La imagen apocalíptica y nunca imaginada por Cervantes (al menos, ciertamente no por Cervantes) de Don Quijote como un cruzado es el tipo de error que hace rechinar los dientes a los eruditos. Siendo yo mismo investigador, me preguntaba si debía ladrarle a este quijote fabricado a través del ciberespacio, o dejarlo pasar.

READ  El diente centenario de un caballo puede ser la última pieza del rompecabezas genético de los caballos de Assateague

Pero esta foto, publicada descuidadamente en la web, en realidad proviene de algún otro lugar que no sea la ignorancia literaria. Desde principios del siglo XX en adelante, Don Quijote sufrió un destino ambivalente, envuelto en el manto de la cruzada de la propaganda nacionalista. Y esta tergiversación parece estar aumentando en el siglo XXI, amenazando con oscurecer el verdadero mensaje de Cervantes.


El aprecio de Miguel de Cervantes por el legado multicultural de España queda claramente reflejado en estas palabras de elogio a Don Quijote y sus orígenes árabes. Crédito: ÁWá/Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0)

leyenda nacional

El final del siglo XIX vio el ocaso sombrío del Imperio español. La pérdida de sus últimas posesiones coloniales asestó un duro golpe al espíritu nacional. Por esta época, novelista, poeta y filósofo miguel unamuno Escribió un ensayo influyente donde imaginaba una cruzada para salvar la tumba de Don Quijote.

Para Unamuno, el héroe de Cervantes fue un recuerdo nostálgico del apogeo de España en los siglos XV y XVI, los días deReconquista«, o la toma cristiana de la Península Ibérica a los moros, y el comienzo de la historia del Imperio español en América. Unamuno obviamente puso a Don Quijote junto a Colón y Magallanes, héroes, en su opinión, encabezados por «un gran, gran sueño: un sueño de gloria”.

Don Quijote experimentó así una extraña transformación, de héroe infalible a héroe ideológico épico, de figura literaria cómica a leyenda nacional. El horrible anciano, con el cerebro seco y marchito por leer demasiado, se ha convertido en un inteligente caballero cruzado, que invita al reconocimiento y la admiración.

Durante la Guerra Civil Española, la causa nacionalista evocaba con fervor la imagen de los cruzados contra el «gobierno comunista y ateo». Tras la caída de la República en 1939, el nuevo dictador Francisco Franco inundó las plazas con estatuas del autor Don Quijote.

Mientras se siguen esparciendo las bajas de la guerra en España, la propaganda de Franco menciona que la mano izquierda del autor fue mutilada por la lucha contra los musulmanes. ¡Qué mejor modelo para un español que un gran escritor tullido al servicio de su patria! Así, el propio Cervantes se convirtió en caballero cruzado y héroe nacional.

READ  Noticias de entretenimiento (22/09/09) - BusinessWorld en línea

Recientemente, los líderes del partido español de extrema derecha Zorro Comparó su agenda política con la búsqueda de Don Quijote. Durante una visita al campo de los Molinos, el exsecretario general del partido javier ortega smith Declaró: “Estos son los gigantes que debemos combatir en política: el fundamentalismo climático, la ideología de género, las mentiras históricas, la agenda 2030 y el animalismo absurdo”. […]»

El verdadero Don Quijote era un notorio soñador, malinterpretando constantemente la realidad y viendo enemigos imaginarios. Este es quizás el único rasgo que comparte con sus influenciadores nacionales actuales. Pero identificar a Vox con Don Quijote es una paradoja que no podemos tomar a la ligera. Si bien la realidad siempre vence al héroe de Cervantes, no parece impedir que la gente se apoye en molinos de viento con retórica nacionalista.

“No había peligro de islamofobia en España: el verdadero peligro es la islamofobia”, dijo el presidente de Vox, Santiago Abascal. Crédito: Ander Jelenia/AFP

Don Quijote en árabe

En su ascenso a la popularidad, Vox impulsó cruzadas contra varios «enemigos de la nación», como la campaña independentista en Cataluña y los movimientos feministas contemporáneos. Los inmigrantes africanos y los musulmanes también son objetivos habituales.

Santiago Abascal, presidente del partido, lo ha pedido explícitamente Nueva Reconquista de España Para detener a los supuestos invasores del sur. Preguntado al respecto, Abascal dijo que «no había peligro de islamofobia en España: el verdadero peligro es la islamofobia».

Los puntos de vista islamofóbicos y xenófobos, así como el uso de tropos cruzados, son tristemente familiares entre los nacionalistas occidentales de hoy. El contenido engañoso en la web gira en torno a la imagen de la Europa medieval como una tierra habitada por cruzados y nobles blancos. Esta idea de un “Occidente” mítico que los supremacistas blancos han propagado por el mundo es insostenible en la cultura española.

Desde el siglo VIII hasta finales del siglo XV, musulmanes, cristianos y judíos habitaron juntos Al-Andalus, el término árabe para la Iberia medieval. Esta relación centenaria, a menudo llamada «simbiosis» por los historiadores, ha dejado marcas imborrables en la cultura española.

READ  "Fue un baile absoluto" - la estrella de Love Island Llewellyn cuando decidió dejar la villa española

En marcado contraste con los sentimientos nacionalistas y xenófobos modernos, Cervantes mostró un gran respeto por los musulmanes. Y su famosa novela no oculta la historia de España de etnomejoramiento y fertilización intercultural, como lo demuestra un aspecto de la historia que a menudo se pasa por alto.

En la novela, leemos que las aventuras de Don Quijote fueron narradas originalmente por el historiador y novelista musulmán Syed Hamit Beningli. Cervantes relata cómicamente que mientras paseaba encontró unas carpetas llenas de papeles escritos en árabe. El aprecio de Cervantes por el legado multicultural de España queda claramente reflejado en estas palabras de elogio a Don Quijote y sus orígenes árabes:

Salve señor Hamet Beningili, que escribiste la historia de tus grandes hazañas, y doble bendición al hombre inquisitivo que la tradujo del árabe a nuestra lengua castellana, para el entretenimiento universal de todos los pueblos.

Hay mucho de malo en las apropiaciones nacionalistas de Don Quijote. Corregirlos no es solo por el bien de la literatura. En un mundo donde los hechos parecen tener menos influencia en lo que la gente piensa y actúa, el verdadero Don Quijote corre peligro de ser olvidado.

Mientras tanto, el extravagante cruzado-violador cabalga por el ciberespacio, declarándose por encima de toda crítica y diciendo con audacia: «Que los perros ladren…». Ya deberíamos saber que hay personas, ingenuas o locas, dispuestas a seguirlo, quizás con consecuencias horribles y fatales.

Es importante, entonces, que ladremos más fuerte, ya que puede ayudar a detener esas campañas imaginarias.

roberto suazo Asistente de investigación, Universidad de Otago.

Este artículo apareció por primera vez en Conversacion.